12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 9 de julio de 2008

    Innova.- Investigadores andaluces estudian el impacto ambiental producido durante la prehistoria reciente

    SEVILLA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Un grupo de expertos en Prehistoria y Arqueología de las Universidades de Granada (UGR) y Huelva (UHU) desarrollan un estudio sobre el impacto ambiental producido durante la prehistoria reciente.

    De este modo, bajo el título 'Impacto ambiental y cambio social en el sur de la Península Ibérica durante la Prehistoria Reciente', estos investigadores trabajan conjuntamente para descifrar la relación bidireccional existente entre los factores ambientales y humanos acontecidos en esta época. Este proyecto, calificado de excelencia, está incentivado con 249.900 Euros por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

    La finalidad principal de este proyecto es definir las causas, ritmos y formas de las transformaciones medioambientales que se sucedieron en Andalucía durante la prehistoria reciente, así como establecer la relevancia que han tenido los propios factores climáticos y humanos en los cambios medioambientales, y éstos en los cambios sociales.

    Para el responsable del proyecto, Fernando Molina, la realización de este estudio pretende aportar el conocimiento preciso sobre los procesos acontecidos en la Prehistoria, con el objetivo de "construir modelos sobre el posible impacto de las transformaciones ambientales (naturales o inducidas) en las sociedades del futuro y la forma en que éstas, a su vez, inciden en su medio circundante".

    Para ello, el territorio andaluz se ha dividido en tres grandes áreas regionales para proceder a su estudio, como son el Sureste Peninsular (Almería), Alta Andalucía (Granada, depresión de Antequera y Sierra Morena) y Baja Andalucía (Sevilla y Huelva), donde se cuenta con más de una decena de asentamientos prehistóricos.

    El impacto producido por estas poblaciones en la Prehistoria Reciente "ya es considerado importante debido a las grandes transformaciones derivadas de la actividad agropecuaria y metalúrgica", añadió. Como ejemplos se observan "enormes rellenos de sedimentos" en los estuarios de los ríos y extensas deforestaciones, quizás debidas la necesidad de combustible para la industria, que acentuó la erosión.