21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 15 de junio de 2014

    Acusaciones y defensa exponen sus informes en el juicio al exedil Lendínez por el caso 'Malaya'

    MÁLAGA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Los representantes de la Fiscalía Anticorrupción, del Ayuntamiento de Marbella (Málaga), de la Junta de Andalucía y el letrado defensor exponen este lunes ante el Tribunal sus informes finales en el juicio al exconcejal marbellí, que estuvo fugado desde 2008, Francisco Javier Lendínez, por el caso 'Malaya', contra la corrupción en la localidad marbellí.

    El juicio comenzó el pasado lunes y se ha desarrollado durante tres días, en los que han declarado el acusado, los investigadores, tanto de la Policía Nacional como de la Agencia Tributaria; y también testigos, como el principal acusado y presunto cerebro de la trama, Juan Antonio Roca, o el exalcalde Julián Muñoz, que ya fueron juzgados por esta causa, aunque la sentencia no es firme.

    El Tribunal que ha celebrado este juicio está formado por los mismo magistrados que ya juzgaron a los otros 95 acusados. Lendínez no estuvo en esa vista oral, puesto que se fugó en diciembre de 2008 y no regresó hasta el pasado mes de octubre de 2013, justo el día después de que se diera a conocer la sentencia dictada por el caso 'Malaya'.

    La Fiscalía solicitaba para el exconcejal inicialmente una pena de 10 años de prisión y 18 de inhabilitación por los delitos de cohecho continuado para fin delictivo y acto injusto, prevaricación y malversación; pero en sus conclusiones finales ha rebajado a ocho años la petición de cárcel, al cambiar el tipo de cohecho que se le imputa por cohecho para acto injusto realizado, manteniendo el resto.

    El Ayuntamiento y la Junta se han adherido a esta calificación. Todas las acusaciones sostienen que los archivos informáticos intervenidos en la empresa Maras Asesores, vinculada a Roca, aluden a dos pagos de 6.000 euros a LB --que la Policía identifica con Lendínez--, en diciembre de 2004 y febrero de 2005. Además, se le acusa por su participación en la aprobación de un convenio.

    El fiscal sostiene que Lendínez estaba "entre las autoridades y funcionarios que han venido recibiendo dinero de la caja única de Roca" y que "también participó en el cobro del dinero que se reparte en sobres innominados". Con esos pagos, Roca "consiguió, igualmente, atraerse la voluntad de otros concejales, que como el señor Lendínez, en un primer momento no apoyaron la moción de censura" en 2003.

    Inicialmente la acusación insistía en que el sentido de los pagos a este exedil, que había sido miembro del equipo de gobierno antes, era "mantener el 'statu quo' urbanístico, esto es, permitir que las cosas se quedasen como estaban", de forma que contribuía a mantener la política urbanística existente, que dio origen "a un sinfín de licencias contrarias al planeamiento municipal".

    El fiscal también le acusa en relación con una operación urbanística denominada 'Vente vacío' y su supuesta intervención, en concreto como miembro de una comisión de gobierno de 2002 en la aprobación de un convenio de permuta de terrenos y aprovechamientos urbanísticos para la instalación de un vertedero, que supuso, un desequilibrio económico para el Ayuntamiento de 1,7 millones.

    DECLARACIONES

    Lendínez declaró que "nunca" recibió dinero de Roca, con el que dijo que sólo habló en dos ocasiones en su vida, asegurando que sólo cobraba su sueldo, primero como teniente de alcalde y, tras la moción de censura de 2003 que sacó del Gobierno municipal a Julián Muñoz y puso a Marisol Yagüe, como concejal en la oposición; además de la asignación del grupo mixto en el que estaba.

    Ha justificado que las transferencias o los ingresos en sus cuentas bancarias eran de lo que cobraba del Ayuntamiento y de lo que le daba su hermana por ayudarle en un negocio, "todo lícito" y ganado de forma "honrada". Y aseguró no saber por qué la Policía dice que LB es él, aunque los investigadores ratificaron que era uno de los perceptores.

    Sobre la operación urbanística, el exedil declaró que en general, en las comisiones de gobierno no se veía los expedientes completos y que el sentido del voto llegaba con la indicación de si era favorable o no, por lo que se limitaban a aprobar las licencias. Ha asegurado estar "arrepentido porque tendría que haber preguntado todo lo que no sabía. Si volviera, ahora miraría todos los papeles de canto".

    Roca también declaró y en esta ocasión lo hizo como testigo, apuntando a que las iniciales LB no se corresponderían con el acusado, aunque añadió que se ratificaba en lo ya declarado cuando el abogado de la Junta le recordó que en una declaración en la vista oral de noviembre de 2011, cuando era acusado, dijo que esas iniciales se correspondían con Lendínez.

    El principal acusado del caso 'Malaya' y presunto cerebro de la trama de corrupción en Marbella aseguró que acordó con el grupo mixto en el que estaba Lendínez que les adelantaría la asignación que se les adeudaba a cambio de apoyos puntuales en el pleno con el fin de mantener la estabilidad del equipo de gobierno y la gobernabilidad, aunque dijo que "nunca fue necesario" ese apoyo.

    También declaró el exalcalde marbellí Julián Muñoz, quien explicó de nuevo cómo se gestó la moción de censura con él después de que la Junta de Andalucía le exigiera determinados cambios, como la desaparición de la Gerencia de Urbanismo dirigida por Roca. Además, dijo que el equipo de gobierno tripartito "era un pacto contra natura" y un "reino de taifas".