31 de octubre de 2020
11 de abril de 2019

Álvarez (UGT) pide a los partidos que "se dejen de dimes y diretes y entren al fondo de los problemas de la sociedad"

Álvarez (UGT) pide a los partidos que "se dejen de dimes y diretes y entren al fondo de los problemas de la sociedad"
EUROPA PRESS

MÁLAGA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha pedido a los partidos políticos que durante la campaña que comienza este viernes de cara a las elecciones generales del 28 de abril "se dejen de dimes y diretes y entren en el fondo de los problemas que tiene nuestra sociedad".

"Queremos que nos digan si van a cumplir los diez puntos que les hemos propuesto las organizaciones sindicales o no, si va a haber derogación de la reforma laboral que el PP puso en marcha en 2013 y si los salarios van a continuar subiendo en los próximos años", ha manifestado Álvarez, en declaraciones a los periodistas en Málaga, antes de participar en un acto sobre memoria histórica.

Asimismo, ha dicho que también se debería hablar en esta campaña de "la lucha por los derechos de la mujer y contra la brecha salarial, que existe por mucho que algún imbécil diga que no y el que lo dice sabe que miente porque la vida real demuestra que hay una brecha salarial que puede llegar hasta el 30 por ciento" y sobre si "podemos definitivamente quitar todas las dudas sobre el sistema de pensiones".

Para el líder sindical, hablando de estas cuestiones "seguramente que el 41 por ciento que aún no ha decidido a quién votar, primero va a decidir que va a votar y segundo, lo hará de acuerdo con las políticas que quiere que se desarrollen, que para eso son las elecciones, para que la gente decida qué quiere que se haga en su país".

Cuestionado por lo que él ha definido como "anuncio y desanuncio" del líder del PP, Pablo Casado, sobre el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), Álvarez ha dicho que le produce "mucha pena e incluso me parece ridículo que a estas alturas de la película la política sea tan poco seria". "No se puede estar permanentemente diciendo y desdiciendo", ha insistido.

Al respecto, ha considerado que "lo que se quiere es crear el clima necesario, no para bajarlo que ya saben que no se va a poder hacer y las organizaciones sindicales vamos a garantizar que no se pueda hacer, sino para crear las condiciones para que no se suba" el SMI.

"Pero nosotros vamos a continuar trabajando para que en 2020 el salario mínimo suba a 1.000 euros. ¿Queda meridianamente claro?", ha asegurado Álvarez, quien ha incidido en que esa va a ser la posición que mantendrán los sindicatos, recordando que fue lo que intentaron "que fuera la Ley de Presupuestos, que luego no se aprobó, pero que pactaron el Gobierno de Pedro Sánchez y Unidas Podemos".

Sobre la referencia del líder del PP al acuerdo de patronal y sindicatos con el Gobierno de Mariano Rajoy sobre el SMI, el secretario general de UGT ha indicado que para ellos "el acuerdo que hay vigente es el de 900 euros", explicando que primero se acordó con Rajoy una subida, pero "con la irrupción del PSOE en el Gobierno y con el soporte de Unidas Podemos tuvimos la ocasión de mejorarlo".

Así, ha considerado que Casado "no está autorizado para hablar en nombre de las organizaciones sindicales". "Puede hablar en nombre de su partido y no sé si del Gobierno de Rajoy porque parece que hay cosas que le gustan mucho y otras que nada", ha manifestado.

"Si él quiere bajar el salario mínimo que lo haga, pero no aludiendo a un acuerdo que se llegó con el Gobierno de Rajoy y que ha sido sustituido por otro entre PSOE y Unidas Podemos al que dimos soporte los sindicatos que sitúa el salario mínimo en 900 euros", ha dicho Álvarez, quien ha asegurado que UGT es "mucho más exigente cuando gobierna la izquierda que cuando lo hace la derecha, porque con la izquierda sabemos que hay más margen y hay mucha más ciudadanía detrás que apoya".

Así, ha insistido en que no se conformarán con que se mantenga el salario mínimo, sino que quieren que siga subiendo "porque la pérdida del poder adquisitivo de salarios que ha habido en estos años ha sido altísima y con los 900 euros solo recuperamos en parte", ha afirmado, poniendo como ejemplo que en Francia en los próximos años pasará de los 1.800 euros y en Alemania está por encima de los 1.500 euros.

Ha incidido en que es "mentira, radicalmente falso" que este incremento destruya empleo, apuntando que "el dinero en manos de los trabajadores sirve para que consumamos más y para que se creen más puestos de trabajo", por lo que en su opinión es "un instrumento al servicio del bienestar y de la creación de empleo", además de dar "más medios a la Seguridad Social porque habrá una recaudación más alta".

Para leer más