20 de marzo de 2019
19 de enero de 2014

Audiencia acuerda practicar más pruebas para esclarecer la muerte de una mujer en 2008 en su casa

Previamente, el juzgado había citado a varios testigos para declarar los próximos meses

MÁLAGA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Málaga ha impulsado la investigación de la muerte de una mujer que fue hallada sin vida en abril de 2008 en su casa de la localidad malagueña de Alhaurín de la Torre y ha acordado la práctica de más diligencias de pruebas solicitadas por las acusaciones, para esclarecer este caso, en el que fue imputado cinco años después su exmarido.

Así, la Sala estima el recurso presentado por la Fiscalía y por la acusación particular que constan en la causa contra la decisión del juzgado de Violencia contra la Mujer que se encarga del caso de no acceder a la práctica de una serie de pruebas que fueron solicitadas por estas partes que estaban relacionadas con el exmarido.

Según consta en el auto de la Audiencia, al que ha tenido acceso Europa Press, el Tribunal estima "oportuno" acceder a la práctica "de todas y cada una de las pruebas solicitadas", algunas de ellas relacionadas con una causa iniciada por la muerte de dos personas en la misma finca donde vivía el acusado, procedimiento en el que también fue investigado el exmarido de la fallecida, aunque la causa se archivó.

La Sala incide en que "se hace necesario recabar cuantos datos sean precisos" para esclarecer, ya sea por la vía de la prueba directa o "fundamentalmente, de la prueba indirecta o circunstancial", la muerte de la mujer, de unos 35 años, cuyo cuerpo apareció el 30 de abril de 2008 flotando en la piscina de dicha finca, propiedad de la víctima y de su expareja.

No obstante, previamente a esta decisión de la Audiencia y tras la imputación del hombre, el juzgado de Violencia encargado del caso ya había tomado declaración a testigos y había citado a declarar a tres personas más, también como testigos, para un día de enero, otro de febrero y otro de marzo. Éstos ya declararon en su momento, cuando sucedieron los hechos, ante la Guardia Civil, pero no en el juzgado.

Este juzgado, el de Violencia contra la Mujer número 1, imputó al exmarido por un delito de homicidio y malos tratos. El hombre fue citado a declarar el 27 de septiembre de 2013, cinco años después de que sucedieran los hechos, ya que, tras la investigación realizada en su momento no hubo ninguna imputación y el exmarido prestó declaración ante los agentes sin ser detenido, quedando en libertad.