19 de noviembre de 2019
7 de marzo de 2014

Desarticulan dos grupos criminales dedicados a reventar cajeros introduciendo gases

El botín en España es de unos 250.000 euros por 18 robos, aunque a algunos arrestados se les vincula con unos 40 delitos en Reino Unido

218024.1.500.286.20140307134138
Vídeo de la noticia

   MÁLAGA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil, que ha contado con la colaboración de la Policía Británica y la Interpol, ha permitido desarticular dos grupos criminales independientes pero supuestamente dedicados a lo mismo: robar en cajeros automáticos mediante el sistema de explosión por acetileno, que consiste en introducir una mezcla de gases que produce una deflagración y permite reventar las instalaciones.

   En total, se ha detenido a 13 personas. Todas han ingresado en prisión. Se les vincula por ahora con el robo en 18 cajeros en la provincia de Málaga, que ha supuesto un botín de unos 250.000 euros; aunque a algunos miembros de una de las organizaciones estarían implicados con unos 40 actos delictivos del mismo tipo y por el mismo procedimiento en Reino Unido, por lo que habrían llegado a obtener unos seis millones de libras esterlinas.

   El subdelegado del Gobierno en Málaga, Jorge Hernández Mollar; el teniente coronel de la Guardia Civil, Jesús Esteban, y el comisario provincial de la Policía Nacional de Málaga, Pedro Garijo, han explicado los detalles de esta operación, destacando la "peligrosidad" de los detenidos, la colaboración prestada por los agentes británicos, así como la coordinación entre ambos cuerpos policiales españoles.

   Hernández Mollar ha explicado que uno de los grupos actuaba en Málaga capital y en la periferia y otro en el litoral, con actos delictivos en municipios como Marbella, Mijas, Estepona, Torremolinos o Rincón de la Victoria. Precisamente, el robo de un cajero en diciembre de 2012 en esta última localidad fue el comienzo de la investigación de esta operación, que se ha prolongado durante más de un año.

   Cuando los agentes tuvieron conocimiento de ese robo mediante dicho método en una entidad bancaria de Rincón, de donde lograron sustraer unos 80.000 euros, comenzaron las pesquisas por parte de ambos cuerpos, aunque la frecuencia con la que se estaban cometiendo los hechos, según ha señalado el subdelegado, llevó a los investigadores a pensar que podrían estar implicados dos grupos diferentes, sin vinculación, como se supo posteriormente.

LOS DOS GRUPOS

   Las primeras investigadores se centraron en un conocido delincuente, de origen italiano, considerado como el ideólogo en Europa de este método empleado, asentado este en la barriada malagueña de El Palo, pudiendo constatar que él mismo lideraba nuevamente un grupo criminal con delincuentes del citado barrio. Éste fue sorprendido el pasado 31 de enero por un policía local de Torremolinos mientras trataba de hacer explotar un cajero.

   Esto precipitó las detenciones de todos sus miembros --otras cuatro personas--, a los que se les vincula con varios de los robos en cajeros ocurridos en la provincia de Málaga por este procedimiento en los últimos meses. Asimismo, se ha llegado a recuperar varios de los objetos utilizados, como un dispositivo completo de bombonas, en los registros que se han efectuado.

   Una vez desarticulado el primer grupo todas las investigaciones se centraron en la segunda organización delictiva, formada íntegramente por británicos, algunos de los cuales se les vincula con los robos cometidos en Reino Unido. En estas pesquisas se descubrió una compleja estructura compuesta por vehículos y viviendas ubicadas en varias urbanizaciones de la costa occidental con el fin de complicar su localización.

   El pasado 28 de febrero se precipitó el desenlace de la operación debido a que los delincuentes intentaron deshacerse de pruebas que les relacionaban con los robos. Entonces se detuvo en el término municipal de Marbella a uno de los miembros de dicha banda, cuando intentaba darse a la fuga en el vehículo utilizado para la comisión de los delitos y ser sorprendido por los agentes.

   Tras esta detención, se estableció un cerco policial para detener al resto del grupo en la urbanización denominada Oasis de la Cala de Mijas, donde se refugiaban el resto de los miembros de la organización criminal. Tras verse sorprendidos por los agentes, varios de ellos intentaron huir por los tejados de la urbanización, lugar donde finalmente se detuvo a los cuatro miembros más activos del grupo y el resto fueron detenidos en el interior de la vivienda.

   Garijo ha explicado que de los ocho británicos arrestados, sobre cuatro se va a solicitar orden europea de detención porque están también reclamados por otros hechos idénticos en su país. Ha insistido en la "gran peligrosidad por el método que utilizan", apuntando que se corría el riesgo de provocar el derrumbe de los edificios colindantes.

   En el operativo, se han incautado de alrededor de 18.000 euros en metálico, armas de fuego, dispositivos para controlar las telecomunicaciones policiales, herramientas empleadas en los robos, cinco kilogramos de hachís, 10 vehículos, la mayoría con matrícula británica, destacando una furgoneta, en cuyo interior se encontraba el dispositivo de botellas al completo, dispuesto a la perfección para cometer la siguiente acción.

   El procedimiento utilizado de "explosión por acetileno" consiste, según han explicado, en introducir en un cajero automático una mezcla de gases, mediante artilugios fabricados artesanalmente por los delincuentes, para posteriormente provocar, mediante una chispa, una deflagración que hacía reventar la instalación, algo que, además, provoca numerosos daños en los bienes que se encuentren alrededor del mismo.

   El subdelegado ha destacado también la colaboración ciudadana. Así, uno de los agentes que ha intervenido en la investigación ha relatado que en una ocasión, cuando habían hecho la explosión que afectó a la entidad, provocó que un vecino saliera asustado y lanzara una maceta, que dio en uno de los coches, lo que ha servido de indicio más de la participación en los robos.

   La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Málaga y de la Udyco-Crimen Organizado de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía de Málaga. Además, han colaborado como apoyo el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES).

Para leer más