12 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

González de Lara advierte de que "si no despega el consumo, difícilmente se generará empleo"

El presidente de la CEA subraya que la competitividad "no se gana reduciendo los salarios, sino los propios costes fiscales"

González de Lara advierte de que "si no despega el consumo, difícilmente se generará empleo"
EUROPA PRESS

   MÁLAGA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, ha advertido de que "si no despega el consumo, difícilmente se va a generar empleo", el cual, según ha subrayado, tiene que ser creado por las empresas.

   Aunque ha dicho poder entender la presión fiscal actual, "no la comparto", ya que "al final el empresariado se siente castigado, dificultando su supervivencia". Por ello, ha reclamado que la austeridad "sea un medio, pero no un fin".

   González de Lara, quien ha ofrecido este miércoles, en un desayuno empresarial en Málaga, junto al director general de Negocio de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, su visión del presente y del futuro de la economía andaluza, ha destacado la necesidad de dar pasos hacia otra serie de medidas que "replanteen la política económica, laboral, social y presupuestaria" y, en consecuencia, "reactiven la demanda para la empresa".

   En este sentido, ha pedido a las administraciones "coherencia", de modo que el empresario sepa "a qué reglas de juego acogerse". "Es el momento de activar la demanda, la capacidad productiva de las empresas, una vez que empiece a fluir el crédito, de modo que puedan generar empleo", ha manifestado el también presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM).

REINDUSTRIALIZACIÓN

   Fortalecer el sector industrial de forma sostenible, más innovación y más internacionalización, una desregulación y seguir apostando por las pymes para que sean "las protagonistas de la recuperación", pero también por el incremento del tamaño de las empresas con el objetivo de conseguir "una economía más competitiva", son algunos de los retos de futuro que debe afrontar el empresariado andaluz, según el presidente de la CEA.

   En este punto, ha señalado que "necesitamos más empresas y más empresarios; con más dimensión y más competitivas, porque el tamaño sí importa; con estructuras productivas con capacidad de internacionalización; con una financiación diversa de la bancaria; con una administración pública redimensionada, austera y eficiente, y en un entorno desregularizado y favorable a la actividad productiva", de modo que haya "menos trabas burocráticas, mayor seguridad jurídica, baja presión fiscal y bajos costes sociales".

   González de Lara, quien ha abogado por la colaboración público-privada para reactivar la economía y también por la cooperación empresarial, ha mencionado, igualmente, la creación de empresas en sectores de generación intensiva de empleo como la construcción, el turismo y el agroalimentario, pero también en otros estratégicos como el aeronáutico, el logístico y de transporte, el medioambiental o el cultural.

   Por otra parte, ha dejado claro que las organizaciones empresariales "no queremos el despido libre y gratuito porque el buen empresario no pregunta cuánto cuesta despedir a un trabajador, sino cuánto cuesta contratarlo".

   "Lo verdaderamente caro en España sigue siendo contratar y ésta es una clave del fracaso del sistema", ha apostillado González de Lara, al tiempo que ha advertido de que "la competitividad no se gana reduciendo los salarios, sino los propios costes fiscales del empleo".

   Por ello, ha demandado que las administraciones públicas proporcionen "las condiciones necesarias desde el ámbito legal y administrativo para que la iniciativa privada se desarrolle libremente y genere actividad económica y riqueza".

   También la competitividad es un reto permanente, en tanto que permitiría a la empresa abordar su expansión y generar riqueza, al igual que la desregulación "ordenada" y "sostenible" y "no de los derechos, sino de los procedimientos", de modo que "se sienten las bases de la necesaria homogeneización normativa", ha expresado.

DESREGULACIÓN

   Sobre la desregulación, a preguntas de los asistentes, González de Lara ha defendido la necesidad de "poner orden de manera sistemática, sensata, donde al final se deje actuar a las empresas con mayor facilidad". "La burocracia es inversamente proporcional al crecimiento y al desarrollo social y económico de los territorios", ha aseverado.

   "Los poderes públicos deben propiciar la garantía de estabilidad de un marco jurídico estable que aporte certeza económica y seguridad jurídica en el tiempo para que se pueda promover las iniciativas empresariales", ha expuesto el líder de la organización empresarial.

   Aunque ha reconocido que "no es fácil" dada la herencia en España en materia de regulación y la existencia de distintas instituciones con diferentes competencias, ha afirmado que es necesario buscar "una simplificación global" de toda la tramitación administrativa para generar un mercado estable para la inversión.

   Al respecto, el director general de Negocio de CaixaBank ha alertado de que "vamos a vivir unos años cada vez más condicionados por la regulación europea", motivo por el cual "intentar hacer más regulación a nivel local supondrá entrar en conflicto con esa normativa de Europa".

   "La regulación se nos escapa; estar en la Comunidad Europea tiene sus pros y sus contras y en el tema de la regulación bancaria y financiera implica unos cambios muy profundos, que van en la línea contraria a la que nos gustaría, más exigencias de capital y, por tanto, más dificultades en que fluya el crédito", ha indicado.

OBSTÁCULOS A SUPERAR

   Como obstáculos a superar para impulsar la iniciativa empresarial, González de Lara ha mencionado la escasez de demanda interna, que exige "una política global de crecimiento para acabar con esta parálisis", siempre bajo "condiciones de libertad y competitividad".

   De igual modo, ha hecho hincapié en la debilidad de la estructura financiera de las empresas y sobre todo en su escasa capacidad de autofinanciación. De hecho, ha abogado por "una financiación alternativa" a la que proporcionan las entidades de crédito.

   El responsable de la Confederación de Empresarios de Andalucía ha resaltado de nuevo la necesidad de adaptar el mercado legal que rige las relaciones laborales y, en consecuencia, de reducir "los costes fiscales del empleo y no los salarios".

   Ha criticado, asimismo, que la presión fiscal llega a ser "insoportable" y pone en riesgo la viabilidad de las empresas, añadiendo que la fiscalidad española es "heterogénea, confusa, dispersa, descoordinada y atomizada".

   Por ello, a su juicio, "los poderes públicos deben garantizar la estabilidad creando seguridad jurídica y un entorno adecuado", lo que se traduciría en "simplificar las leyes, aplicarlas adecuadamente y hacerlas cumplir".

DAR CRÉDITO

   Sobre la financiación, en el turno de preguntas el representante de CaixaBank ha dejado claro que "en un banco las ventas son el crédito; por tanto, queremos dar crédito, vivimos de dar crédito y necesitamos darlo". Pero, ha especificado, "necesitamos darlo en unas condiciones y en unos niveles de rentabilidad".

   Además, Alcaraz ha precisado que, ante la caída de la cartera de préstamo promotor, la conclusión es que "no volveremos a dar esos créditos hasta que se nos olvide; hay que pasar un periodo de amnesia".

   Ha incidido en el proceso para "reinventarse" que ha debido abordar el sistema financiero debido a la crisis y especialmente CaixaBank, y que le ha supuesto, entre otros elementos, un crecimiento del propio banco, pasando de una cuota del 10 al 20 por ciento en toda España.

   Las consecuencias de la crisis para el sistema financiero son "muy profundas en el sentido de reinventar el negocio y en cuanto a la estructura de la gestión y de la propiedad", según Alcaraz. Así, ha comentado que la caja se transformará en fundación, pero mantendrá "su elemento diferenciador: los fines sociales", a los que a lo largo de la crisis económica se han destinado 3.000 millones de euros.