20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 20 de octubre de 2014

    Greenpeace advierte al Gobierno del riesgo de actividad sísmica en la zona donde se harán prospecciones

    Greenpeace advierte al Gobierno del riesgo de actividad sísmica en la zona donde se harán prospecciones
    GREENPEACE

    MADRID/MÁLAGA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

       La organización Greenpeace ha advertido al Gobierno de que podría estar pasando por alto el riesgo sísmico de la zona donde se ha autorizado la realización de prospecciones en busca de hidrocarburos en la Costa del Sol y Canarias.

       Así, la organización ha lamentado en una rueda de prensa en Málaga que la Declaración de Impacto Ambiental favorable del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente "no incluye una evaluación sísmica". Además, ha exigido al Gobierno que renuncie a los combustibles fósiles y apueste por el ahorro energético y por las energías renovables durante la cumbre europea sobre energía y clima de este fin de semana.

       Además, la ONG ha denunciado que el Ministerio de Medio Ambiente no ha tenido en cuenta que los pozos donde se quiere explorar, a 10 kilómetros de la costa de Mijas (Málaga), están en el área con mayor riesgo de terremotos y tsunamis de España.

       "Es un error inadmisible obviar el riesgo sísmico, lo que demuestra la falta de seriedad y rigor del Gobierno, un ejemplo más de su errática política energética. Este proyecto se debería descartar de inmediato al igual que otros como los de Canarias, Baleares, Valencia, Tarragona o el Cantábrico", ha declarado el doctor en Geología y portavoz de Greenpeace, Julio Barea.

       En este sentido, ha recordado que, pese a este "grave error", el proyecto está a la espera de recibir el permiso definitivo del Ministerio de Industria Energía y Turismo, después de que ya haya obtenido la DIA favorable.

       Las prospecciones que planea realizar Repsol en esta zona representan, a su vez, el proyecto de exploración de hidrocarburos más cercano al litoral actualmente y, además, supone "un riesgo medioambiental, social y económico para toda la zona".

       Por su parte, el portavoz del Movimiento Ciudadano contra las Prospecciones en la Costa del Sol, Juan Alarcón, ha pedido una mayor implicación de los sectores pesquero y turístico, ya que ellos estarán "directamente perjudicados" si el proyecto va hacia adelante.

       Para la experta en energías renovables de Greenpeace Marina Bevacqua, el Gobierno "debe dejar de poner en peligro a la ciudadanía con un modelo basado en las energías sucias".

       Las organizaciones ecologistas han solicitado a los líderes de los Veintiocho un compromiso de reducción de emisiones internas de gases de efecto invernadero del 55 por ciento (respecto a 1990), un objetivo de energías renovables de un 45 por ciento y alcanzar un 40 por ciento de eficiencia energética respecto a 2005.

       En este contexto, Greenpeace ha llevado durante cuatro días al barco Artic Sunrise a la Costa del Sol para apoyar la lucha popular contra las prospecciones y, desde allí, este martes zarpará hacia Canarias, a donde llegará el viernes para seguir con la campaña para pedir un modelo 100 por 100 renovable.

    Para leer más