20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 23 de enero de 2014

    La Guardia Civil desarticula un punto de venta de drogas en Nerja y detiene a dos personas

    MÁLAGA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha desarticulado, en el marco de la operación 'Calihuana', un punto de venta de drogas en la localidad malagueña de Nerja y ha detenido a dos personas por la comisión de varios delitos.

    Los hechos se iniciaron a raíz de las sospechas de que pudiera haber un punto de venta de sustancias estupefacientes debido a la afluencia de jóvenes que, al parecer, acudían a proveerse de drogas en un edificio de una calle de Nerja, según han informado en un comunicado desde el instituto armado.

    Al establecer un operativo de vigilancia, se pudieron corroborar las sospechas, por lo que se dio inicio a la llamada operación 'Calihuana', llevada a cabo por el Grupo Operativo de Policía Judicial y el Área de Investigación de la Guardia Civil de Nerja.

    Como resultado de esta operación, se identificó a tres individuos, uno de ellos vecino de esta calle, como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza, hurto, receptación, amenazas y tráfico de drogas. Por todo ello, los agentes detuvieron a dos de ellos e imputaron al tercero.

    Los guardias civiles practicaron un registro en el domicilio de uno de los detenidos, donde fueron intervenidos efectos de procedencia ilícita, tales como una bicicleta que había sido despiezada y lijada, que constaba como sustraída en Nerja y reconocida posteriormente por su propietario, y varios efectos de pesca submarina, cuya procedencia se encuentra pendiente de establecer.

    En relación con el delito de tráfico de drogas, en el transcurso del registro fueron aprehendidas, en una terraza de la vivienda acondicionada como invernadero, varias plantas de cannabis sativa en diverso estado de crecimiento.

    También fueron intervenidos productos fertilizantes para facilitar el crecimiento, marihuana seca y dispuesta para su venta, bolsas con autocierre para su dosificación, envases para la conservación con restos de droga y una balanza digital de precisión.

    Todo ello confirma la práctica del cultivo y comercialización de marihuana por parte del morador de dicha vivienda, han apuntado las fuentes citadas.