21 de agosto de 2019
27 de julio de 2008

Málaga.- Tribunales.- La Fiscalía anuncia que recurrirá la sentencia contra miembros de una organización delictiva

MÁLAGA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Málaga tiene la intención de recurrir la sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga en la que se condenó a nueve personas como miembros de una organización delictiva formada por argelinos, marroquíes y un español y en la que se le absolvió de varios delitos de los que les acusaba el ministerio público.

Según explicaron fuentes fiscales a Europa Press, se ha presentado el anuncio del recurso ante la Sala en Málaga, aunque será la Fiscalía del Tribunal Supremo la que interpondrá el escrito ante dicho órgano, que será el encargado de su tramitación. Los motivos esgrimidos, según dijeron las fuentes, son infracción de preceptos constitucionales e infracción de ley.

El fiscal acusó en total a 10 personas. De ellas, nueve fueron procesadas por un delito de asociación ilícita y ocho por otro de asesinato y dos de detención ilegal. Además, formuló acusación contra uno de los procesados por encubrimiento y contra otro por tráfico de drogas, así como por tenencia de arma prohibida y de arma corta contra cinco de los acusados.

En la resolución, la Sala condenó a un total de 20 años de prisión a nueve personas por un delito de asociación ilícita, aunque absolvió a los ocho acusados del intento de secuestro que tuvo lugar presuntamente en la barriada de Huelin en septiembre de 2004. También absolvió a los mismos acusados de los dos delitos de detención ilegal y a siete del de asesinato.

Así, por ese delito de asesinato sólo condenó a uno de ellos a una pena de 20 años de prisión, después de que éste confesara en el juicio haber matado "a cambio de 100.000 euros" a un marroquí, que fue golpeado "con gran violencia" y tiroteado sobre todo en los brazos durante su secuestro en noviembre de 2004, tras lo que fue abandonado en el pantano del Agujero, muriendo días después en el hospital.

Además, a cuatro de los procesados se les condenó por tenencia de armas prohibida y a uno, por tráfico de drogas. Las investigaciones comenzaron sobre uno de los acusados, que se encuentra en rebeldía por esta causa, y fruto de estas indagaciones se detectó la presencia en la Costa del Sol de dos grupos, uno de ellos de nacionalidad francesa, pero origen argelino, que "se conocían y que venían dedicándose en su país a diferentes actividades delictivas".

Según la sentencia, este grupo se caracterizaba en sus actuaciones "por su movilidad, su hermetismo y su opacidad", a fin de desarrollar sus actividades delictivas, principalmente de robo a narcotraficantes y de tráfico de drogas y de coches sustraídos. Para llevar a cabo esto, contactaron con los tres procesados que formaban el grupo marroquí y también utilizaron a un español, que se encargó de buscar viviendas para alquilar.

Respecto a las absoluciones, la Sala indica que "aunque concluyen elementos de prueba idóneos para elaborar conjeturas y sospechas serias sobre la participación de los procesados en estos hechos, dudas importantes nos impiden declarar probada la autoría que se les atribuye", añadiendo que estas dudas se habrían despejado si hubiera declarado en la vista el acusado sobre el que se iniciaron las diligencias y que desapareció días antes de la fecha del primer señalamiento.

En este sentido, el Tribunal precisa que si hubiera comparecido para declarar en el plenario, se hubiera permitido a la Sala "formar una convicción de primera mano sobre la veracidad y credibilidad de sus imputaciones". Concluye que en una de las declaraciones en el juzgado se negó a contestar a otros abogados y que en otra "existe un claro ánimo de autoexculpación", añadiendo que dichas comparecencias fueron precedidas por entrevistas previas con los investigadores en la cárcel.