26 de abril de 2019
30 de enero de 2010

Un tercio de los expedientes para las ayudas están resueltos de forma positiva, un año después del tornado

El Ayuntamiento valora la labor de la Junta y Gobierno central a los que instó a "sentarse a la mesa para colaborar"

MÁLAGA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El edil de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo en el Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, aseguró que, un año después del tornado que tuvo lugar el 1 de febrero de 2009 y asoló diversas zonas de la capital malagueña, "un tercio de los expedientes tramitados por la Subdelegación del Gobierno para la solicitud de ayudas están resueltos de forma positiva, y los afectados han recibido su dinero".

El fenómeno atmosférico, que afectó a sobre todo a la barriada de San Andrés y una parte importante de vecinos de Vistafranca, se llevó por delante las cubiertas de los 72 edificios, traducidos en 11 manzanas. Así, corresponde a 16.000 metros cuadrados de cubiertas que se tuvieron que quitar, indicó el concejal a Europa Press.

Por un lado, se eliminaron, según explicó Andrade, porque habían volado una parte de ellas, las cuales habían dejado a la intemperie viviendas "ya que son antiguas y no tenían ningún tipo de impermeabilización", especificó el edil.

Por otro lado, se quitaron porque se componían de uralita, que contiene un componente tóxico, lo que obliga a un protocolo específico de actuación "muy costoso", ya que además se debe trasladar dicho material a vertederos especiales que se encuentran fuera de la provincia. Así, las actuaciones de las cubiertas tuvieron un coste de más de 2,2 millones de euros.

Del mismo modo, indicó que se abordó la situación de forma que los vecinos no tuvieran que adelantar el dinero, ya que las comunidades de los bloques afectados no podían sufragar las cantidades "astronómicas", y las empresas encargadas de realizar los trabajos tuvieran la garantía de cobrar.

ACTUACIÓN DE LAS ADMINISTRACIONES

El concejal de Participación Ciudadana, que además es responsable del Distrito de Carretera de Cádiz, valoró el trabajo realizado por la Junta de Andalucía y el Gobierno central, que "instados por el Ayuntamiento de Málaga se sentaron a la mesa para colaborar", aunque apuntó que "todo es mejorable".

De esta forma, recordó que se articuló un protocolo donde se sentaron la Junta de Andalucía, el Consorcio de Seguros, y el Ayuntamiento de Málaga, para que una parte de los costes fuera pagada por el consorcio, "teniendo en cuenta que los bloques tenían su seguro", y que además, éste no paga el 100 por cien de los gastos, sino lo que estima como provocado por el tornado. La Junta se comprometió al pago de la parte restante.

Para las familias a las que "les entró el tornado en sus casas" y tenían seguro, "aunque en este caso, dicho seguro no les cubría por ser una catástrofe", aun así, según indicó Andrade, en algunos casos la compañía de cada afectado les anticipó el pago de los gastos para después cobrarlo del consorcio.

Las familias que tenían seguro y éste no les cubría o tan sólo lo hacía parcialmente pudieron acceder a las Ayudas de Emergencia, pertenecientes a un decreto del Gobierno español, tramitadas por la subdelegación del Gobierno, que aportaban en torno al 25 por ciento de los gastos. Además, para el arreglo de las cubiertas y diversos daños causados en los bloques, que fueran zonas comunes, se articularon unas ayudas procedentes de la Junta de Andalucía para lo que el consorcio no cubría.

Sin embargo, a los vecinos que el seguro no quiso atender, y en su mayoría no podían pagarlo, han tenido que esperarse a las ayudas para llevar a cabo los arreglos.

LAS CIFRAS

El Ayuntamiento de Málaga, según afirmó a Europa Press el edil de Participación Ciudadana, tramitó 1.850 expedientes de ayuda y abrió hasta cinco oficinas al día siguiente del tornado para informar y recoger, y ayudarles a rellenar las solicitudes. Esta documentación era la destinada a solicitar las subvenciones que otorgaba la Junta de Andalucía y el Gobierno central.

Del total, se enviaron al consorcio de seguros 1.359 solicitudes, a la Junta, 491. Así, por zonas, de las casi 2.000 solicitudes, 1.518 fueron de la zona de Carretera de Cádiz; 260 de Cruz de Humilladero y 72 de otras zonas.

En relación con la tipología de los daños, los más numerosos fueron los ocasionados en las viviendas, por los que se realizaron 1.704 solicitudes; mientras que por los daños en vehículos tuvieron lugar 80 solicitudes, y 60 por enseres.

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) realizó, según los datos aportados por Andrade, 400 informes de peritación porque muchas familias no los tenían, en su mayoría las que no tenían seguro. Además, con respecto al realojo de familias, fueron un total de 22, ante lo que el Área de Bienestar Social invirtió 110.000 euros, y además, destinó 206.300 euros en alimentos.

Las actuaciones de emergencia llevadas a cabo por efectivos de los distintos cuerpos de policía, bomberos, operarios de limpieza, entre otros, y los arreglos posteriores costaron unos 350.000 euros sufragados por la GMU. Además, se destinaron otros 120.000 euros para arreglos en otras zonas afectadas, según recordó Andrade a Europa Press.