19 de octubre de 2019
18 de septiembre de 2018

Asaja-Córdoba afirma que la campaña del girasol ha finalizado con "una reducción de superficie del 15%"

Asaja-Córdoba afirma que la campaña del girasol ha finalizado con "una reducción de superficie del 15%"
EUROPA PRESS - ARCHIVO

CÓRDOBA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La organización agraria Asaja Córdoba ha informado del final de la campaña del girasol en la que se ha registrado "una reducción de la superficie de este cultivo en la provincia de Córdoba del 15 por ciento", en referencia al año pasado, debido a su "escasa rentabilidad".

Asaja ha indicado en una nota que esta situación "pone en peligro la continuidad del cultivo por el bajo valor de los ingresos en la venta de la cosecha", pues está "por debajo de los costes de producción que se sitúan en torno a los 480 euros por hectárea, según los datos de la Junta de Andalucía".

"Esto hace que el agricultor no tenga interés en sembrar girasol y apueste por otros cultivos como el garbanzo, que le ha comido bastante terreno este año al girasol", o la colza, "cuyo repunte en esta campaña ha sido menor", han afirmado desde la organización agraria.

En 2017, la superficie de este cultivo en Córdoba fue de 37.102 hectáreas, siendo la tercera provincia andaluza con mayor superficie, por detrás de Sevilla, con 121.585 hectáreas, y Cádiz, con 61.654 hectáreas. Además, la climatología no ha acompañado en las anteriores campañas a este cultivo y los rendimientos han sido "muy bajos".

No obstante, este año, que comenzó la siembra con aproximadamente un mes de retraso debido al exceso de humedad en el suelo, ha finalizado la campaña de girasol con unos rendimientos medios rondando la media en la provincia los 1.200 kilos por hectárea, un 20 por ciento más que la campaña 2017, en la que "los rendimientos fueron medio-bajos".

Asaja ha explicado que el rendimiento graso este año ha sido algo menor de lo esperado situándose la media en el 40 por ciento, no alcanzando los parámetros mínimos de cotización del 44 por ciento, algo que hace "que se vea mermado el precio final del girasol, que ya de primera era bajo, y al final de la campaña ha sufrido otra bajada no viéndose reflejado ninguna subida en la campaña en girasol linoleico 9-2-44 cerrando en 314 euros por tonelada". Sin embargo, "el alto oleico comenzó un poco más bajo y ha subido un poco al final, siendo la última cotización de 379 euros por tonelada.