13 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

El Ayuntamiento saca a contratación la remodelación de la Alameda, que espera que empiece en mayo

El proyecto, vinculado al Plan Urban, incluye peatonalizaciones y "mejoras" en el mobiliario urbano y la accesibilidad del entorno

El Ayuntamiento saca a contratación la remodelación de la Alameda, que espera que empiece en mayo
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE JAÉN

JAÉN, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Jaén ha convocado el procedimiento para contratar las obras del proyecto de remodelación del parque de la Alameda, que espera que comiencen el próximo mes de mayo, toda vez que el plazo de presentación de ofertas expirará el 1 de abril.

Así lo ha anunciado este miércoles en una rueda de prensa el alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), coincidiendo con la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de dicha convocatoria, lo que, según ha apostillado, significa "el inicio de la cuenta atrás" para el arreglo del parque "más antiguo de la ciudad", ya que, según ha remachado, cuenta con "cinco siglos de historia".

"Esperamos que a partir del mes de mayo ya estarán las máquinas trabajando", ha asegurado el alcalde, que ha subrayado la labor de su gobierno para "desbloquear" este proyecto, vinculado al Plan Urban, "gracias al plan de pago a proveedores y a la buena disposición del Ministerio de Hacienda", ya que, según ha indicado, el anterior ejecutivo municipal de PSOE e IU "desvió más de 700.000 euros" de dicho programa, "un dinero que no invirtieron en este proyecto", según ha enfatizado.

El presupuesto de licitación asciende a 3.869.335,62 millones de euros, está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y el Ayuntamiento con recursos propios, y, de ellos, un total de 3.197.798 millones de euros corresponden al presupuesto de ejecución material y el resto al IVA.

Tras recordar que este parque está catalogado como Bien de Interés Cultural "pese a que en la intervención la Junta de Andalucía no pone ni un euro", el alcalde ha informado de que la propuesta cuenta "con todos los permisos" de Medio Ambiente y Cultura y pretende potenciar el carácter "de alfombra urbana" de ese espacio, "ampliando y haciendo coincidir sus límites con los de la plaza de toros, el convento de las Bernardas y del antiguo Hípico, lo que permite liberar a la plaza de toros de su circunvalado de tráfico", según ha manifestado.

Asimismo, Fernández de Moya ha detallado que la intervención supone un "importante incremento del espacio público para el uso y disfrute peatonal", así como que para la confección de la propuesta se han realizado varios trabajos y estudios previos, además de "un inventario y ubicación actualizado de las especies existentes", y "un estudio diagnóstico individualizado de cada uno de los ejemplares detallando las acciones a realizar, en su caso, para mejorar la salud de los mismos".

También se ha elaborado un estudio que plasma y resume el origen y evolución histórica de este espacio, que el Ayuntamiento pretende convertir con su remodelación en "una de las puertas de la ciudad desde donde se origine la visita turística a la ciudad, vertebrándose a continuación por el barrio de San Ildefonso hasta la Catedral y desde allí apoyándose en la calle Martínez Molina hasta la Magdalena y San Juan de Dios".

Fernández de Moya, que ha mostrado su satisfacción por hacer realidad este proyecto e intervenir en un parque "en el que hacía un siglo que no se había hecho nada", ha destacado además la posibilidad de incorporar "nuevos espacios de ocio y entretenimiento en la ciudad, al mismo tiempo que se preserva el medio ambiente".

CONSIDERACIONES SOBRE EL PROYECTO

El proyecto de remodelación de la Alameda se sustenta en siete "consideraciones", según ha expuesto el alcalde, que ha concretado que una de ellas se centra en la peatonalización de espacios. En concreto, Fernández de Moya ha avanzado que, basándose en el Análisis del Impacto sobre la Movilidad y en los estudios realizados por la Policía Local, se va a peatonalizar el vial comprendido entre la plaza de toros y el parque, así como se va a reducir "significativamente" el comprendido entre el parque y el convento de las Bernardas.

Esto permitirá liberar "gran cantidad de espacio para el peatón al eliminarse también la posibilidad de aparcamiento en superficie", según ha defendido el alcalde, que ha indicado además que estos espacios peatonalizados se han diseñado de tal forma que permitan el paso de vehículos de emergencia en caso de necesidad.

Además, se permitirá el acceso rodado desde la calle Adarves Bajos para cocheras particulares y para el colegio, y se ha dejado prevista la posibilidad de acceso para el futuro parking en los terrenos del Hípico, además de que se permitirá la comunicación entre la avenida de Granada y Adarves Bajos en sentido único.

De igual modo, en el marco de este proyecto se van a "mejorar" los accesos peatonales a la zona, de modo que se van a sustituir las "incómodas" escaleras desde la Puerta del Ángel por plataformas "de suave pendiente", permitiendo una entrada más progresiva a la zona.

El proyecto también plantea el uso de una piedra natural granítica que adoptará distintos formatos según el uso previsto, así como el incremento del uso de pavimentos blandos en la zona del parque --pradera y pavimentos de cantos rodados y áridos--, "potenciado su carácter natural y minimizando los efectos destructivos que las raíces de los árboles de gran porte tienen sobre los pavimentos rígidos". En el paso lateral de la Plaza Obispo García de Castro se crea una franja verde de baja altura que sirve de antesala al parque.

La propuesta también contempla la incorporación de una extensa fuente lineal que recorre todo el paseo lateral de álamos, que en la actualidad se encuentra asfaltado, con lo que se pretende "rememorar las acequias que discurrían por las huertas que ocupaban la zona en siglos anteriores", así como una ampliación de la fuente actual y la puesta en servicio de la fuente del Auditorio que cierra el extremo sureste del parque.

El Ayuntamiento también aboga por introducir nuevos usos complementarios a los "inherentes" al espacio del parque de la Alameda, para lo cual se creará un circuito para las bicicletas y/o la práctica del 'footing'.

Al final del paseo de álamos lateral, y junto al auditorio, se colocarán juegos de niños y, al lado, en la parte del mirador, se prevé la instalación de las acometidas necesarias para una futura instalación de un quiosco-bar para venta de golosinas y bebidas.

La actuación también "mejora el mobiliario urbano existente" y pretende "realzar la escenografía urbana iluminando adecuadamente la arquitectura que delimita el espacio y con una iluminación diferenciada del parque" en el marco de un proyecto que también quiere una "mejora de la accesibilidad para las personas con movilidad reducida" mediante "la eliminación de límites innecesarios o el enrasado de alcorques".