25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 21 de noviembre de 2010

    Una Candidatura Social de Impositores pide "transparencia" en la gestión del FROB y BBK

    CÓRDOBA, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La Candidatura Social de Impositores (CSI), presente con tres consejeros en la Asamblea General de CajaSur, ha exigido este domingo de cara a la próxima Asamblea general el día 23 de noviembre, "transparencia" en la gestión de CajaSur por parte de los administradores del FROB y a los futuros de BBK.

    En un comunicado, esta candidatura ha indicado que lo mismo le había exigido en los últimos cuatro años a los anteriores gestores: representantes del Cabildo Catedralicio, partidos políticos y a los impositores afines al poder y sindicalistas de Aspromonte, pero si bien, ha explicado que "la experiencia ha demostrado que eran correa de transmisión de los representantes del cabildo en el Consejo de Administración de la entidad".

    Asimismo, ha señalado que su voz estará presente en todos los foros públicos de Andalucía, pues, según apunta, ha sido "despojados" de su representatividad "sin una explicación". "Vamos a impulsar el debate social de los derroteros que toman y adopten lo nuevos dueños, sobre todo si estos se apartan del objetivo prioritario de una caja de ahorros, como es la de revertir parte de los futuros beneficios de la entidad en los ahorradores y en los pequeños y medianos emprendedores de Andalucía".

    De igual manera, ha indicado que van defender a partir del 1 de enero, fecha en que BBK será la dueña de CajaSur, que "los empleados tengan garantizados su estabilidad y derechos de empleo". "Las bajas que se tengan que producir de tipo laboral por lar reordenación de su red de oficinas, departamentos administrativos, entre otras, no pueden, ni debe ser impuesta unilateralmente ya que la misma, debe ser consensuada con los representantes de los trabajadores", ha subrayado.

    Además, ha recordado que a esta situación no se hubiera llegado, "si los anteriores gestores no hubieran concentrado el volumen de negocio y, por tanto, el riesgo, en ciertos sectores de la actividad productiva y no hubieran llevado a cabo en los últimos diez años un política de despilfarro absoluto, además de las rencillas internas palaciegas por el control del poder interno, con los constantes nombramientos y ceses de sus directivos, sin que nadie hiciera absolutamente nada por evitar esa desestabilización permanente a la que se sometía a la institución".

    Señala también el papel jugado por la BBK en el sistema financiero español, y apunta que su solvencia económica "induce a pensar que el futuro de CajaSur puede ser viable, preservando de esta manera su presencia en Córdoba y en Andalucía, su obra social y cultural y apoyando a las instituciones y colectivos de Córdoba en la realización de sus iniciativas, siempre desde criterios de necesidad, equidad, méritos y publicidad".

    Asimismo, ha apuntado que en caso de que "ninguna de estas premisas se cumplieran, desde estos actuales miembros de la Candidatura social nos veríamos abocados a perder la confianza en esta nueva entidad que ahora se hace cargo de CajaSur, si es que viene a Córdoba, pero le da la espaldas a Córdoba, lo cual nos obligaría a actuar en consecuencia, porque con nuestros ahorros no se juega".

    Por último, entienden que "se ha perdido una oportunidad histórica" de dotar a este país de una caja pública y estatal. Así, destaca que la nueva Ley de Cajas pactada por el PSOE y el PP en el Congreso "no ha contribuido a ello, sino a todo lo contrario; a un reparto de la tarta en la que estas organizaciones políticas se la han servido en "bandeja de plata".