26 de febrero de 2021
16 de diciembre de 2014

Fiscal y defensa mantienen que la muerte del joven de Lucena es homicidio y la acusación, asesinato

Fiscal y defensa mantienen que la muerte del joven de Lucena es homicidio y la acusación, asesinato
EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las partes personadas en la causa de la muerte del joven de 27 de años de edad por una deuda en Lucena (Córdoba) en 2011 han presentado este martes sus informes finales y en ellos la Fiscalía ha mantenido que el suceso fue un homicidio; la defensa que fue un homicidio imprudente con la aplicación de atenuantes, mientras que la acusación particular sostiene que fue un asesinato con alevosía.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, que detallan que este miércoles se definirá el objeto del veredicto para entregarlo al jurado, tras una semana de celebración del juicio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Cabe recordar que médicos forenses que declararon el viernes pasado manifestaron que es "inverosímil" que el procesado sacara una navaja, estuviera en actitud defensiva y la víctima se le abalanzara, algo que ven "poco posible y nada probable" para que "el arma entrara en el cuerpo con la violencia que entró".

Así lo expusieron parte de los médicos forenses que pasaron por la sala, al tiempo que señalaron que, en el caso de que fuera para defenderse del fallecido, si el acusado hubiera estado apoyado en algún coche o en el suelo en el momento de los hechos "la herida no sería tan profunda".

En este sentido, detallaron que el cuerpo de la víctima "no tiene ninguna lesión de defensa", de manera que presenta algunas lesiones por "la agresión previa de lucha" entre ambos, si bien apuntan que el joven "no se percató de que iba a ser agredido", algo que fue "sorpresivo" para él.

Al respecto, han precisado que la herida en el tórax fue "inciso punzante" con un objeto como "una navaja o un cuchillo", "un arma blanca que atravesó el corazón", agregan los peritos, que señalan que la víctima "se desangró" debido a la "herida mortal de necesidad", de modo que aclaran que "no había posibilidad de supervivencia" ni con la atención de los facultativos sanitarios.

Además, han indicado que "el arma entró completamente hasta la empuñadura", y consideran que "se empleó fuerza", al tiempo que declaran que "la lesión no es compatible con una navaja de llavero". Según los médicos, antes de ello "hubo una lucha previa no muy agresiva", por la que el fallecido presentaba "lesiones leves" en distintas partes del cuerpo como la cara o las manos, entre otras, que, según ellos, se produjeron "por las uñas" en "un pequeño forcejeo".

Asimismo, han comentado que en el cadáver de la víctima había restos de que "había tomado algún canuto de hachís o marihuana", así como "una concentración baja de alcohol", pero en este caso indica que "no se puede afirmar que estuviera bajo los efectos del alcohol".

Por otra parte, otra perito declaró que los familiares del fallecido presentan "cuadros ansioso depresivos" y a tal efecto considera que "perjudica a todos" ellos que el procedimiento judicial lleve abierto tres años.

LOS FAMILIARES

Algunos familiares directos del hombre que falleció tras supuestamente matarlo el acusado por una deuda, cuando iba acompañado de su mujer y su hijo de cuatro años de edad, en una calle de la citada localidad, han manifestado que la víctima tenía "temor" ante "las amenazas" del acusado en los meses antes de los hechos.

En otro orden de cosas, de los testigos que presenciaron "el tumulto" el día de autos no hay nadie que declarara el miércoles pasado que viera la agresión con arma blanca, aunque sí aseguran que el procesado "acometió" a la víctima y que la discusión era "por una deuda", al tiempo que una testigo relató algunas "amenazas" que supuestamente sufrió la víctima por el acusado.

También, en la sesión del miércoles pasado estuvieron en la sala unos siete agentes policiales, algunos de los cuales aseveraron que "el detenido sin ser interrogado declaró que había sido él para justificarse, aunque no reconociendo los hechos, sino por legítima defensa", según apuntaron fuentes judiciales.

En concreto, el acusado, quien ha mantenido que en los hechos se defendió ante las supuestas agresiones del fallecido, se enfrenta a penas que oscilan entre los 13 y los 20 años de prisión, así como 30 años de prohibición de residir en el municipio lucentino.

Al respecto, la Fiscalía defendió en la primera sesión del juicio, el martes pasado, que "hay pruebas suficientes" contra el hombre al que acusa de un delito de homicidio, al tiempo que subrayó en su exposición inicial que el procesado "es el responsable de la muerte", después de que la víctima "le debía dinero", unos 2.000 euros, y "se enzarzaron" tras una discusión en la que le dio "una puñalada en el corazón".

"UNA MÍSERA DEUDA DE 2.000 EUROS"

En este sentido, detalló que los hechos ocurrieron a la luz del día y en un sitio "lleno" de gente y considera que no se ha producido un asesinato con alevosía, como en este caso califican los abogados de la acusación, que describen al presunto homicida como una persona "violenta y agresiva" que acabó con la vida del otro hombre "por una mísera deuda de 2.000 euros", resaltaron.

Además, apuntan que actuó contra la víctima "sin posibilidad de defenderse" ésta, "por la espalda", a lo que añaden que "eligió el momento", porque el fallecido "no sabía lo que se le venía encima", al tiempo que indican que meses antes el presunto autor amenazó al varón.

Por su parte, la defensa lamentó que "se ha hecho creer que es él" quien ha cometido los hechos, cuando "hay sangre de una tercera persona" en la zona, según el letrado, quien señaló que el suceso puede ser calificado como "homicidio imprudente", aludiendo en este caso a distintas atenuantes, como "legítima defensa, un trastorno o un arrebato", así como "las dilaciones indebidas" en el proceso.

Igualmente, comentó que ambos eran "amigos" y en el momento de los hechos la víctima "reaccionó agresivamente" cuando el presunto homicida le pidió el dinero que le debía, a lo que añadió que el fallecido "utilizó una navaja", según el relato de la defensa.

EN LA CALLE

El Ministerio Público detalla en su calificación que sobre las 14,10 horas del 8 de marzo de 2011, el procesado se encontró con el varón, acompañado por su mujer y su hijo, en una calle del municipio y entabló una discusión con él "al reclamarle una cantidad de dinero que le debía".

De este modo, "reaccionando agresivamente y con ánimo de acabar con su vida", supuestamente arremetió contra el hombre y tras caer encima de éste, valiéndose de un instrumento punzante, concretamente un arma blanca, "se lo clavó en el costado izquierdo del torso, a la altura del corazón, causándole la muerte debido a un 'shock' hemorrágico secundario a rotura cardiaca", según indica la fiscal.

Como consecuencia de ello, la mujer de la víctima reclama lo que a su derecho convenga en su nombre y en el de su hijo menor de edad, apunta el Ministerio Público en su escrito de calificación.