3 de marzo de 2021
2 de julio de 2014

Junta acusa al PP de "orquestar" una "maniobra" para crear "confusión" en torno a la escolarización

GRANADA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La delegada territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta en Granada, Ana Gámez, ha acusado este miércoles al PP de "orquestar" una "maniobra" para crear "confusión" y "engañar a la opinión pública creando conflictos en torno a la escolarización", un proceso que, según ha dicho, "está siendo absolutamente normalizado, sin diferencias con los de otros años", ya que "no se han eliminado unidades ni líneas".

Sus declaraciones se producen después de que los populares granadinos hayan presentado en la Delegación de Educación dos escritos a la atención de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y de la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, para que "retrocedan en su propuesta de suprimir líneas educativas".

"Lo de hoy no es más que una escenificación de cara a la galería para confundir a la opinión pública", ha considerado en un comunicado Gámez, que ha pedido al PP "que dejen de hacer juego político con algo tan sensible como la educación de nuestros niños, que respeten el trabajo de las instituciones".

La delegada de Educación ha indicado que "a diferencia de las comunidades gobernadas por el Partido Popular, en Andalucía no se aumenta la ratio, por lo que es imposible que se reduzca el número de unidades o de líneas", detallando que "el proceso de escolarización funciona exactamente como cualquier otro curso, creando todas las unidades necesarias para todo el alumnado que lo solicite".

"Es sorprendente que precisamente sean los políticos populares los que tengan la desfachatez de venir a hacerse la foto, cuando representan al partido que está destrozando el sistema educativo público de este país, un partido que fomenta la privatización", ha mantenido Gámez.

Asimismo, ha señalado que el PP "ha dejado caer la educación en el vacío presupuestario, con una pérdida de un 1 por ciento del PIB en inversión educativa, con subidas de ratio en las comunidades que gobiernan, con la supresión de unidades e incluso de colegios, con la eliminación de medidas sociales y de lucha contra el absentismo, con cortes de calefacción y racionamiento de tizas y hasta de papel higiénico, con los comedores y rutas escolares en la cuerda floja".

De hecho, ha puesto como ejemplo de "los recortes educativos" la comunidad de Castilla-La Mancha, "donde se han cerrado 60 escuelas rurales, y la gran mayoría de los centros del profesorado y se ha recortado en becas, en servicios sociales y en material".