25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • 22 de mayo de 2014

    El jurado del conocido como 'crimen de la enfemera' comienza a deliberar

    El jurado del conocido como 'crimen de la enfemera' comienza a deliberar
    EUROPA PRESS

    JAÉN, 22 May. (EUROPA PRESS) -

    El jurado del conocido como 'crimen de la enfermera', en el que un hombre, identificado como J.A.P., está acusado del asesinato, en octubre de 2012, de su esposa, A.G.O., que trabajaba en el Complejo Hospitalario de la capital jiennense, ha comenzado este jueves a deliberar para determinar su culpabilidad o inocencia.

    Tras reunirse con las partes para su elaboración, el presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, donde se ha celebrado la vista entre el lunes y el miércoles, ha entregado a los miembros del jurado el objeto del veredicto con las preguntas sobre las que tienen que pronunciarse.

    De este modo, según han informado a Europa Press fuentes del caso, una vez cuenta ya con ese cuestionario, el jurado debe analizar las pruebas y testimonios que han escuchado durante estos tres días de juicio para emitir su decisión. Hasta entonces permanecerá incomunicado.

    En la última sesión, celebrada este miércoles, las partes reiteraron su visión sobre la muerte de A.G.O. "No he hecho nada de lo que se está diciendo aquí", afirmó el acusado en su último turno de palabra una vez que su defensa insistió en pedir su libre absolución. La Fiscalía y la acusación popular también se reafirmaron en su convicción de que la mujer falleció estrangulada por su marido, al que consideran autor de un delito de asesinato por el que piden una pena de 18 años de cárcel.

    Consideró "fundamental" la autopsia practicada por forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) de Jaén, unos "peritos públicos, objetivos e imparciales, que actúan al servicio de la Administración de Justicia", que concluyen que el cadáver "presentaba multitud de signos de violencia" y que falleció "asfixiada".

    El Ministerio Público cambió, no obstante, su escrito de calificación de los hechos, en el que inicialmente apuntaba que el marido de la enfermera se había valido de sus manos para estrangularla, mientras que ahora considera que usó "un objeto blando", como "una prenda de ropa o similar", modificación a la que se ha adherido la acusación popular, ejercida por la Junta de Andalucía.

    Frente a ello, el abogado de la defensa descartó que A.G.O. falleciera estrangulada porque "en este tipo de supuestos hay una violencia externa tanto en el lugar de la muerte como en el propio cuerpo", algo que, según subrayó, no se daba en el cadáver de la enfermera, al tiempo que cuestionó las conclusiones del informe de la autopsia practicada por el IML.

    En este sentido, defendió su decisión de acudir a peritos privados para contrastar los informes del IML y Toxicología y recordó que el profesor de la Universidad de Santiago Luis Concheiro sostiene que las presuntas lesiones que presentaba la víctima podían ser "fenómenos 'post-mortem'" o "artefactos" como consecuencia de las tareas de reanimación que realizó el acusado, o de la autopsia, que, según incidió, no se hizo siguiendo una directriz europea de 1999 que establece que "cuando existe gran acumulación de sangre en la cabeza, hay que intentar drenar el cuello", para lo cual "primero hay que abrir la cabeza y después el tronco".