11 de agosto de 2020
18 de marzo de 2020

Vendedores ambulantes de Andalucía pide un plan para modernizar al sector y reducir pérdidas por el coronavirus

Vendedores ambulantes de Andalucía pide un plan para modernizar al sector y reducir pérdidas por el coronavirus
Uatae pide a ayuntamientos "mayor apoyo" a los mercadillos tras aumentar su número desde 2013 sólo en Sevilla y Jaén - UATAE - ARCHIVO

SEVILLA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión Nacional de Empresas del Comercio Ambulante (Uneca) ha reconocido que en Andalucía es una realidad "brutal" el "impacto" económico que está provocando el coronavirus y las medidas para combatirlo, por lo que ha reclamado al Gobierno central, liderado por el socialista Pedro Sánchez, un plan de ayudas con los objetivos de modernizar el sector y la reducción de pérdidas que ya se están generando.

En declaraciones a Europa Press, su coordinador general, Carlos Martí, ha detallado que en la comunidad andaluza hay más de 700 municipios con mercadillos, sumando un total de 850 a lo largo del territorio andaluz y con más de 41.000 puestos de venta. La superficie comercial supera el millón de metros cuadrados y supone el 30 por ciento de la superficie comercial general que hay en Andalucía. Respecto al sector, ha indicado que el tejido lo componen 12.000 empresas de las que aproximadamente el 97 por ciento son trabajadores autónomos.

A su juicio, el impacto económico generado por el estado de alarma decretado por el Ejecutivo es "brutal" dado que hay ayuntamientos que, recomendados por la comunidad autónoma, suspendieron desde el día 11 de marzo la celebración de mercadillos, por lo que, ha subrayado, "las pérdidas que se avecinan son brutales".

Estas pérdidas, ha continuado, se deben tanto a la falta de ventas como a las medidas "improvisadas" que ha desencadenado que comerciantes ambulantes de la alimentación "hayan tenido que donar o regalar sus productos", mientras que los de textil y calzado se han visto obligados a almacenarlos, por lo que las ventas se han detenido.

Precisamente, el impacto económico se agudiza en este ámbito puesto que se trata de una actividad que fue acogida por colectivos en riesgo de exclusión social, como es la etnia gitana. Martí ha explicado que en la década de los 80, la actividad comercial de dicha población se encontraba en la economía sumergida y su incorporación al mercado laboral se produce con los mercados ambulantes. Por ello, en su opinión, se trata de una economía "frágil y vulnerable" que necesita de "medidas inmediatas".

PLAN DE AYUDAS PARA EL "ABANDONADO" SECTOR

En este sentido, desde la Unión Nacional de Empresas del Comercio Ambulante han reclamado una serie de medidas al Ejecutivo, entre ellas, la exención del pago de cuotas a la seguridad social durante el periodo de emergencia sanitaria, el apoyo económico al conjunto de las familias mediante el reconocimiento del Cese Temporal de Actividad y consiguiente prestación, o un plan de ayudas al sector para su recuperación e impulso hacia su

modernización.

Asimismo, han solicitado la moratoria en el pago de impuestos o deudas que los comerciantes tengan en la actualidad con diferentes administraciones o la anulación de las tasas municipales por ocupación de vía publica durante el periodo de emergencia sanitaria. Todo ello trataría de paliar las pérdidas de un sector "abandonado" y "frágil", ha concluido el portavoz de la asociación.

Para leer más