7 de diciembre de 2019
5 de septiembre de 2009

Aumentan las peticiones al Banco de Alimentos por parte de centros asistenciales y comedores sociales

En la Fundación esperan que al finalizar el año la cifra de donaciones también aumente respecto a 2008

SEVILLA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación sin ánimo de lucro del Banco de Alimentos de Sevilla ha notado, durante el transcurso de 2009, un aumento en el número de residencias de ancianos, comedores sociales, centros de reinserción e internados, conventos y asociaciones sociales, entre otros beneficiarios, que solicitan ayudas alimentarias, mientras que el número de empresas donantes "se ha mantenido prácticamente igual".

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Federación Andaluza de Bancos de Alimentos y presidenta del Banco de Alimentos de Sevilla, Isabel Solís, indicó que, a pesar de la subida que se produjo en cuanto al número de peticiones con respecto a 2008, la cifra de donaciones "se ha mantenido más o menos estable, por que mientras algunas empresas han dejado de prestarnos su ayuda, casi en la misma proporción otras entidades han decidido colaborar".

Así, la Memoria de Actividades de la Fundación, que registra las cantidades recibidas en un año, revela que en 2007 se recogieron un total de 3.832.288 kilogramos de alimentos, --aceites, bebidas, carnes, pescados y alimentos frescos, congelados, conservas, desayunos, frutas y verduras frescas, harinas, pastas y legumbres, lácteos--, para ayudas que se repartieron entre unas 320 asociaciones, una cifra se redujo durante 2008 hasta 3.032.022 kilogramos, para unos 317 centros sociales y asistenciales. En este sentido, Solís señaló que esperan que para el periodo de 2009 "las cifras de donaciones crezcan con respecto al último año".

La sede del Banco de Alimentos de Sevilla se sitúa en los Bajos del Paseo de Contadero, donde se almacenan todos los alimentos que reciben de empresas y fábricas que, "o bien por que el embalaje no se encuentra en buenas condiciones, por razones estacionales o por que la fecha de consumo preferente se encuentra demasiado próxima, no pueden darle salida en sus empresas, entonces la donan al Banco de Alimentos", apuntó la presidenta.

Por otra parte, Solís resaltó la importancia de las aportaciones de los socios colaboradores, como la Real Maestranza de Caballería o Cajasol, ya que "aseguran la continuidad financiera" de la Fundación puesto que son el "ingreso más seguro", según manifestó la presidenta de dicha asociación.

Del mismo modo, las empresas donantes, que están publicadas en su página web --www.bandodealimentosdesevilla.org-- son en torno a unas 400, entre las que se encuentran compañías de todo tipo, colegios, particulares, centros comerciales, supermercados, grandes superficies, hermandades e incluso las Fundaciones de Bancos de Alimentos de otras localidades.