18 de enero de 2021
3 de septiembre de 2013

COAG-A cree que la regulación de la aceituna de mesa "llegará al sector por la climatología y abandono de agricultores"

SEVILLA, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

La organización agraria COAG-A considera que "la necesaria regulación de la aceituna de mesa llegará finalmente al sector debido a las condiciones meteorológicas y al abandono de muchos agricultores".

En una nota, esta organización agraria recuerda que en la última asamblea general de la interprofesional de la aceituna de mesa, Interaceituna, presentó una propuesta de Extensión de Norma para la ordenación del sector en torno a la calidad, una iniciativa que permitían los estatutos de la interprofesional.

Ha explicado que "aunque inicialmente había un acuerdo de mínimos para aprobarla, finalmente sólo COAG votó a favor del acuerdo consensuado, con la abstención de UPA y el voto negativo de Asaja, cooperativas agroalimentarias y Asemesa, por lo que el proyecto no salió adelante, y se perdió así una oportunidad para organizar las producciones y reforzar la imagen de calidad de nuestra aceituna de mesa en el mercado nacional e internacional".

COAG-A lamenta que "ahora, con la peor cosecha de los últimos ocho años en las variedades de manzanilla y gordal, y con el stock de aceite más bajo en 20 años (62 por ciento menos de producción), la regulación tendrá que producirse de forma natural, por la simple aplicación de la ley de la oferta y la demanda".

Por eso, COAG-A espera que la aceituna de mesa "tenga un mejor precio en esta campaña". Además, esta organización agraria recomienda a los productores que "no tengan prisa en recolectar y que se informen de los aforos de aceituna y aceite disponibles, por si les resulta más interesante desviar su producción a molino".

Por otra parte, COAG-A ha destacado que "sigue trabajando para introducir medidas de regulación de mercado en la nueva PAC".

Esta organización agraria considera que "no puede hablarse sólo de ayudas, pues el sector necesita poder vivir del mercado, y esto pasa por la puesta en marcha de herramientas e iniciativas como los contratos tipo con referencia al coste de producción, la mejora de prácticas en la cadena de valor o la no comercialización de segundas calidades".

Para leer más