26 de mayo de 2019
24 de mayo de 2014

Condenado a cuatro años por violar a una menor a la que drogó durante una 'botellona' en Carmona

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años de cárcel a un hombre acusado de abusar sexualmente durante una 'botellona' en Carmona de una menor de edad a la que drogó previamente con éxtasis que echó en su bebida sin que ella lo supiera.

En la sentencia, consultada por Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial condena a Álvaro R.R. a cuatro años de prisión y al pago de una indemnización de 6.000 euros a la víctima por un delito de abuso sexual.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 21,00 horas del 17 de abril de 2011, cuando la víctima, de 15 años, se encontraba con unas amigas en el polígono El Pilero de Carmona haciendo una 'botellona' y se le acercó el procesado, a quien conocía desde hacía uno o dos meses.

Tras entablar ambos conversación, la menor tomó varios sorbos de una bebida alcohólica que le ofreció el imputado, con quien posteriormente se marchó a bordo del coche de éste, que condujo hasta un lugar apartado y solitario del mismo polígono.

Una vez allí, aproximadamente dos horas después de abandonar la zona donde se celebraba la 'botellona' y aprovechando el estado de intoxicación en que se hallaba la víctima por el consumo de MDMA que, de forma subrepticia, le había hecho ingerir, la desnudó de cintura para abajo y la penetró por vía vaginal "para satisfacer su apetito sexual".

Mientras llevaba a cabo esta acción, el acusado fue descubierto por familiares de la menor que, preocupados por su ausencia, habían salido en su busca.

En el juicio, la menor insistió en que sólo tomó dos copas de vodka con limón y que nunca consume drogas, señalando que el acusado se acercó a ella, cogió su vaso vacío y se cruzó de acera, tras lo que regresó con una copa y se la ofreció, de manera que tras tomar tres o cuatro sorbos de esa bebida comenzó a encontrarse mal.

A partir de entonces, afirmó no recordar nada hasta que su hermana la sacó del coche y la llevó a su casa, versión que viene avalada por los testimonios de sus amigas y familiares y por el parte médico, según el cual la menor dio positivo a dicha sustancia estupefaciente.

"Frente a tan sólidas, reveladoras y elocuentes pruebas de cargo", la versión exculpatoria del acusado "pasa fundamentalmente por sostener que, entre el procesado y la víctima existía una relación sentimental, y que la relación sexual fue consentida conscientemente por ella, quien fingió un estado de aturdimiento o inconsciencia al ser sorprendida por su hermana en circunstancias comprometidas y poco excusables".

La Audiencia dice que esta tesis "no parece excesivamente convincente, pues cuesta pensar que nadie sostenga tan grave acusación por meras apariencias morales, cuando además no consta que la víctima mantuviera previa animadversión hacia el acusado", añadiendo que "la versión del procesado no encuentra más apoyatura probatoria que su propia declaración".