23 de mayo de 2019
26 de diciembre de 2010

Convento de Las Teresas, declarado BIC en 2010, requiere de "reforma urgente" valorada en 80.000 euros

Consiguen recaudar 50.000 euros mediante limosnas y trabajos de encuadernación y bordado realizados durante un año y medio

Convento de Las Teresas, declarado BIC en 2010, requiere de "reforma urgente" valorada en 80.000 euros
EUROPA PRESS

SEVILLA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El convento de San José del Carmen, conocido popularmente con el nombre de Las Teresas, ubicado en la calle Santa Teresa del barrio de Santa Cruz de la capital hispalense, el cual ha sido declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de Monumento el pasado mes de julio, requiere de una "reforma urgente" en la primera planta de su claustro central valorada en un total de 80.000 euros.

Según ha manifestado la hermana priora María de San José a Europa Press en una visita al convento, dicho claustro, de estilo renacentista, "corre el peligro de derrumbe" al encontrarse algunas vigas de madera que sustentan este primer piso del claustro "podridas y desprendidas".

Así, las 17 hermanas de la Orden de las Carmelitas Descalzas que viven en estos momentos en el convento han logrado recaudar, exclusivamente a través de limosnas de aquellos que han tenido a bien colaborar durante alrededor de año y medio, así como de tareas de bordado y encuadernación llevadas a cabo por las hermanas, unos 50.000 euros para recuperar el estado del claustro, pero "aún restan 30.000 euros para llevar a cabo la obra", tal y como ha presupuestado la empresa que se encargará de dicho trabajo, Construcciones Bellido.

Por el momento, este patio central del convento que se halla en la calle Santa Teresa desde finales del siglo XVII, y que fue trasladado hasta este lugar desde la calle Zaragoza por San Juan de la Cruz, fue apuntalado por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla en una de sus partes, la que tenía más riesgo de desprenderse, aunque "ya ha empezado a advertirse cierto movimiento en otras zonas del claustro", afirma de San José, motivo por el que "en breve se iniciarán las obras con el dinero recaudado hasta ahora".

Asimismo, en el convento hay otro tejado, el que cubre el lavadero de la Comunidad, que se cayó de madrugada, aunque, al parecer, esto era algo que se esperaba viendo su estado, por lo que "hacía un tiempo que, afortunadamente, se había decidido que ninguna de nosotras pasara por allí". Sin embargo, de San José asegura que arreglar este tejado "no corre tanta prisa y se arreglará cuando termine la restauración del patio central", el cual constituye parte de la estructura del convento.

No obstante, fue hace año y medio aproximadamente cuando las religiosas concluyeron una obra de restauración de la techumbre de algunas dependencias con un coste de 15.000 euros --9.000 procedentes de una colecta--, si bien en este caso las obras de rehabilitación del claustro cuadruplican dicha cantidad.

Este monumento fue fundado por Santa Teresa de Jesús durante su estancia en la ciudad en el año 1576, si bien el conjunto es el resultado de sucesivas reformas e incorporaciones de casas colindantes al edificio original --un palacio renacentista organizado en torno a un patio--, con una gran diversidad de estilos.

De esta forma, el convento presenta dos zonas diferenciadas, las dependencias conventuales y la iglesia. Las primeras destacan por su calidad ornamental, patente sobre todo en los artesonados mudéjares, la azulejería y las celosías góticas. Entre ellas se cuentan el claustro o antiguo patio del palacio renacentista, el refectorio, el locutorio, la biblioteca y el oratorio de la Santa Madre.

El valor patrimonial del templo fue enriquecido posteriormente con pinturas murales y retablos, que se conservan íntegramente en la actualidad. Las primeras, de época barroca, se concentran en la capilla mayor, cuya decoración conjuga lienzos embutidos en marcos de yeserías con pinturas sobre la pared de motivos vegetales o alusivos a la Pasión. Los retablos, manieristas y barrocos, incluyen obras de pintores como Herrera 'El Viejo' o Luis de Morales y escultores como Juan de Mesa o Juan Bautista Vázquez.