2 de diciembre de 2020
16 de diciembre de 2012

Derecho de acceso, videncia y discriminación en televisión centran las inquietudes de colectivos sociales andaluces

Concluye la ronda de encuentros del CAA con asociaciones de la región para recordar la existencia de la Oficina de Defensa de la Audiencia

SEVILLA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El derecho de acceso, junto a la emisión de programas de videncia o de contenidos discriminatorios a través de la televisión centran las inquietudes que han trasladado al Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) los colectivos sociales de la comunidad con los que este organismo ha mantenido una ronda de encuentros desde este pasado mes de marzo para presentar su Oficina de Defensa de la Audiencia (ODA), un instrumento dirigido por Eugenio Cosgaya y pensado para canalizar las quejas, sugerencias o reclamaciones ciudadanas sobre los contenidos y la publicidad de televisión y radio que vulneren sus derechos.

Así lo ha dado a conocer este domingo en una nota el CAA, que ha confirmado que la referida ronda de encuentros, que se ha llevado a cabo desde el pasado mes de marzo por toda la comunidad, ha concluido esta semana en Almería, y ha incluido encuentros de Cosgaya con asociaciones de consumidores, así como de padres y madres de alumnos, entre otros colectivos sociales.

De esta manera, la difusión de contenidos "discriminatorios" ha sido motivo de queja para los representantes de asociaciones gitanas de Almería que han tomado parte de esta iniciativa, quienes han trasladado al responsable de la Oficina de Defensa de la Audiencia su "cansancio" sobre la representación en televisión de los gitanos como un pueblo "pícaro, ladronzuelo o inculto", sobre todo en programas de humor.

De igual modo, representantes de asociaciones de consumidores se han mostrado "inquietos" por las "consecuencias" que, a su juicio, puede tener la emisión de programas de videncia --cuya difusión está restringida a un horario comprendido entre las 22,00 y las 7,00 horas, es decir, fuera de la franja de protección infantil--, "no solo sobre los menores de edad, sino también entre personas que atraviesan situaciones de profunda necesidad o personas mayores que pueden ser fácilmente engañadas, al tratarse de espacios en los que el público participa a través de números de teléfono de tarificación adicional".

Asimismo, otra de las quejas en la que ha coincidido la mayoría de los colectivos que han asistido a estas reuniones, según el CAA, es el incumplimiento, por parte de los operadores de televisión, del derecho de acceso, que se manifiesta, en palabras de portavoces de asociaciones de personas con discapacidad, en la "escasa o nula presencia de jóvenes y menores discapacitados en programas de televisión juveniles o infantiles".

Al hilo de ello, el Consejo Audiovisual de Andalucía ha recordado que el derecho de acceso está recogido en la Constitución Española, en el Estatuto de Autonomía de Andalucía y en la Ley de la RTVA, consiste en "la participación o representación de los colectivos ciudadanos en la televisión", y "obliga a los medios públicos a garantizar el derecho de acceso de las asociaciones, organizaciones e instituciones representativas de la diversidad política, social y cultural de Andalucía, respetando el pluralismo de la sociedad".

Por otra parte, la "falta de pluralismo político" y los contenidos "inapropiados" para menores que se emiten en la franja horaria protegida son otros de los asuntos que concitan "unanimidad" entre las principales preocupaciones de la audiencia, de acuerdo a las quejas y reclamaciones recibidas en la ODA desde que se puso en marcha, en 2006.

ACERCA DE LA ODA

Para justificar el desarrollo de la referida ronda de encuentros con colectivos sociales, el CAA ha esgrimido la necesidad de "recordar a los ciudadanos" la existencia de la Oficina de Defensa de la Audiencia "en un contexto social en el que crece cada mes el consumo de horas de televisión", así como "las consecuencias efectivas que se derivan de interponer una reclamación".

El contacto con esta oficina se puede hacer a través del teléfono 900.159.159, así como por Internet, correo postal, fax o registros de las administraciones públicas.

Se trata de animar, con la promoción de este instrumento, un "contacto con la ciudadanía" que el CAA juzga "fundamental" para desarrollar sus funciones, ya que, según admite, el total de horas de programación y publicidad que visiona a lo largo del año --y que en 2011 se fijó en 77.423 horas--, es "solo una parte de las emisiones totales que llegan a los telespectadores y radioyentes de Andalucía".

De esta manera, las sugerencias, reclamaciones o quejas que trasladan los ciudadanos a la ODA "alertan al Consejo de la emisión de contenidos que puedan estar vulnerando la normativa vigente o sea contraria a los derechos de los ciudadanos", a la vez que "se traducen en iniciativas de fomento de determinadas pautas de conducta o autorregulación que el CAA traslada a los medios de comunicación y, además, tienen un carácter prioritario en la agenda de actuaciones de la institución".

Por último, aunque las competencias del CAA se circunscriben a los operadores que emiten en Andalucía, la ODA tiene la capacidad de transmitir "todas las quejas relacionadas con operadores de ámbito nacional" a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Setsi), organismo que se encarga de actuar ante las infracciones de las televisiones y radios en estos casos.