20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 25 de julio de 2010

    El fotoperiodista Emilio Morenatti cambió Sevilla por Kabul "sin pensarlo dos veces" para cumplir su sueño

    El fotoperiodista Emilio Morenatti cambió Sevilla por Kabul "sin pensarlo dos veces" para cumplir su sueño
    UPO

    CARMONA (SEVILLA), 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El fotoperiodista jerezano Emilio Morenatti asegura que cambió Sevilla por Kabul para sumarse al grupo de fotógrafos en zonas de conflicto de Associated Press (AP) "sin pensarlo" dos veces porque se le presentó la oportunidad con la que había soñado parte de su vida y que le ha permitido que su trabajo sea reconocido a nivel internacional.

    Morenatti, que participó esta semana presente en los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona (Sevilla), aseguró a Europa Press que "cuando me llamaron de AP accedí de momento" porque desde sus comienzos estuvo interesado en la información sobre guerras, desastres y situaciones de conflicto y destacó que ha "aprendido mucho" desde que llegase a Kabul en el año 2003.

    El fotógrafo durante su estancia en zonas de conflicto ha pasado por dos momentos críticos en su vida. El primero de ellos tuvo lugar en 2006, año en el que fue secuestrado en la franja de Gaza cuando se disponía a salir de su casa para ir a trabajar y le asaltaron cuatro hombres, uno de ellos apuntando con un arma, y lo introdujeron en otro coche.

    Morenatti, que se encontraba cubriendo en ese momento el coflicto palestino-israelí, afirmó que "fue un momento terrible, aunque nunca temí por mi vida porque sabía que tarde o temprano me liberarían". "En la primera persona que pensé fue en mi madre. No quería que ella se enterase", continuó. Horas más tarde, Morenatti fue liberado.

    Tres años después, el fotógrafo fue víctima de un atentando cerca de la ciudad de Kandahar, cuando viajaba junto a la tropa estadounidense en una caravana militar. La bomba alcanzó la caravana provocando al fotógrafo la amputación de un pie. Morenatti, que se encuentra en proceso de recuperación porque "aún no estoy del todo bien", asegura que el atentado marca "un punto de inflexión en su vida", pero aún no es del todo consciente porque "hace sólo un año" que sucedió.

    Tras pasar por estos momentos de incertidumbre "uno no piensa en abandonar" la profesión, "sólo se piensa en poder salvar la vida", añadió Morenatti, que dirige desde hace casi tres años la sección de fotografía de AP en Pakistán y ha recibido varios premios por su labor en zonas de conflicto. Sin embargo, no se considera "alguien especial" y subraya que "los premios son producto de mi trabajo, pero también del trabajo de la empresa".

    Por el contrario, Morenatti se mostró muy satisfecho por el reconocimiento que se le ha hecho en su ciudad. "Me quedo con eso porque más que un premio como mejor fotógrafo de Los Ángeles, me interesa más que pueda llegar a la gente de mi tierra", subrayó.

    Por último, aseguró que el trabajo que realiza cualquier fotógrafo de un periódico regional no está lo suficientemente reconocido debido a la "decadencia a distintos niveles" que sufre el medio mientras que, por el contrario, la labor del fotoperiodista desplazado a la zona de conflicto "sí goza del reconocimiento que se merece", concluyó.