22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 30 de noviembre de 2009

    Gestor de un petrolero critica que Gobierno "permita que buques apresados paguen rescates disfrazados de multa"

    Pide que se investigue al ex cónsul de España en el país por sus "intereses" con la empresa que autoriza permisos para faenar

    SEVILLA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El director de la empresa Gebaspe SL, que gestiona al petrolero 'Virginia G', apresado en aguas de Guinea Bissau desde el pasado 21 de agosto cuando suministraba petróleo a otros buques, José Antonio Gámez, recriminó hoy al Gobierno central que "permita que los barcos secuestrados en el país ribereño paguen rescates disfrazados de multas". Además, pidió que se investigue al ex cónsul honorario de España en ese país por sus "intereses" con la empresa que autoriza los permisos para faenar en aguas guineanas.

    En rueda de prensa, Gámez afirmó que la presión que debe ejercer el Gobierno de España "no pasa por retirar las ayudas" al país, porque, a su juicio, "se le haría un flaco favor a la estabilidad internacional". Por el contrario, dijo que lo que habría que hacer es instar a Guinea a que "no se meta en más litigios" ahora que ha cambiado de presidente y "está intentando lavar la imagen del país".

    "España debe entender que no se puede ser tolerante con aquellos países que quieren cobrar dineros a través de la extorsión, porque ese dinero no van a las arcas del Estados, sino a otros bolsillos que son los que dominan la situación allí", manifestó.

    Por otra parte, Gámez pidió que se investigue al ex cónsul honorario de España en Guinea Bissau, Hamadi Busarai Emhamed, porque, según dijo, tiene "intereses" dentro de la empresa que tramitó los permisos para que el petrolero realizara la toma de combustible.

    En este sentido, recordó que esta misma agencia, denominada Bijagos, fue la que tenía que haber tramitado la autorización de los tres buques españoles con sede en Huelva apresados por supuestamente repostar ilegalmente en aguas del país ribereño y que fueron liberados tras el pago de una multa.

    Ante esto, admitió sentirse "cansado" de que se apresen barcos "con absoluta frecuencia" a los que, según indicó, "no se les abre ningún expediente", para posteriormente ser liberados "con nocturnidad y alevosía", previo pago de una multa que "en realidad es una rescate", una situación, que, según aseguró, es "conocida y permitida por todo el mundo".