19 de noviembre de 2019
30 de noviembre de 2009

Presidentes de diputaciones defienden la permanencia de estas instituciones y aseguran que "no son decimonónicas"

SEVILLA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de las diputaciones de Sevilla, Málaga y Jaén coincidieron hoy en defender la permanencia de estas instituciones y la importancia del papel que desempeñan para el futuro de los ayuntamientos andaluces, especialmente los de menos de 20.000 habitantes, y aseguraron que no se trata de instituciones "decimonónicas" ni de "cementerios de elefantes".

En un foro de debate sobre las futuras leyes locales, organizado en Sevilla por el diario 'El Correo de Andalucía', el presidente de la Diputación de Jáen, Felipe López (PSOE), aseguró que estas instituciones no son gobiernos intermediarios sino que realizan políticas "con valor añadido". Por ello, valoró el hecho de que la futura Ley de Autonomía Local venga a "reforzar" el papel de estas instituciones.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos (PSOE), dijo que estas instituciones son "muy útiles" y que han sabido estar a la altura de las circunstancias en los "peores momentos" que ha vivido el municipalismo. "Después de 30 años trabajando hemos demostrado lo que servimos y para qué servimos", indicó Rodríguez Villalobos, que añadió que si las diputaciones desaparecieran habría que inventar un "instrumento parecido".

Asimismo, el presidente de la Diputación de Málaga, Salvador Pendón (PSOE), se mostró convencido de la necesidad de las diputaciones y consideró que habría que adaptarlas a las necesidades del presente, en vez de plantear su desaparición. Además, destacó la legitimidad constitucional que tienen estas instituciones, "que forman parte del sistema democrático". "Que se les pregunte a los ayuntamientos si creen que habría que eliminarlas", apostilló.

Por último, los presidentes de las diputaciones coincidieron en pedir el máximo consenso en el Parlamento andaluz sobre las futuras leyes locales, que vengan a paliar el hecho de que los ayuntamientos hayan tenido que asumir el 30 por ciento de competencias impropias, "produciéndose un desequilibrio entre el costo de los servicios que prestamos y lo que recibimos", indicó Rodríguez Villalobos, quien reivindicó unos presupuestos "acordes con los servicios prestados".