29 de octubre de 2020
13 de enero de 2010

Registradores lamentan que los precios de las viviendas "no han bajado" por lo que la actividad registral "sigue parada"

SEVILLA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El decano del Colegio de Registradores de la Propiedad, Bienes Muebles y Mercantil de Andalucía Occidental, Manuel Martín, lamentó que los precios de las viviendas "no han bajado", algo que está provocando que la actividad registral en Andalucía "siga parada", por lo que pidieron una bajada "real" de los precios de las viviendas de todo tipo.

Según indicó Martín a Europa Press, la actividad registral en Andalucía está "bastante parada y no ha registrado ninguna evolución a mejor", de forma que actualmente los registradores se centran en la gestión de documentos judiciales, embargos, ejecutorias hipotecarias y "muy pocas ventas".

"En el inicio del año 2010 el mercado sigue exactamente igual que en 2009, sigue completamente parado", agregó Martín, quien precisó que el pasado año se produjeron "muchas reducciones de plantilla en muchos registros", tras lo que consideró que el ajuste laboral "ya se ha producido y ya las plantillas se han adecuado a los niveles actuales de trabajo".

Por ello, Martín no cree que haya más despidos y consideró que "ya se ha producido la total reconversión" de los registros.

El decano de los registradores en Andalucía Occidental mostró su deseo de que en 2010 "bajen los precios de las viviendas de todo tipo y la vivienda salga al mercado a precios inferiores" como principal solución para relanzar el mercado inmobiliario, ya que, a su juicio, "los precios no han bajado tanto como se esperaba y es el momento de que bajen de verdad".

"Los precios no han bajado de forma significativa, están a los mismos niveles de siempre, y por eso no se hacen operaciones en todo tipo de viviendas", aseveró este portavoz de los registradores, quien consideró que "cuando se empiecen a bajar los precios de la vivienda y a colocarlos a precios de mercado más bajos se empezará a reactivar la actividad".

Manuel Martín lamentó que la actividad registral en relación con la vivienda "sigue parada", de forma que actualmente "es una situación excepcional encontrarse con un documento tipo de compraventa de vivienda, que antes era la operación más habitual en nuestra actividad y ahora sorprende cuando nos llega".

"Esas operaciones prácticamente han desaparecido, especialmente entre promotores e inmobiliarias y particulares; el mercado está parado", aseveró el portavoz de los registradores, quien precisó que actualmente "se acometen operaciones típicas de la crisis, como ejecuciones hipotecarias, embargos, herencias y novaciones".

De esta forma, resaltó que las novaciones constituyen la operación más frecuente, puesto que "las entidades financieras intentan que el cliente pueda salir adelante renegociando las condiciones de la hipoteca para evitar caer en una situación de morosidad".