10 de diciembre de 2019
25 de junio de 2009

El Sppme reclama la mejora de la red de radiocomunicación 'Secora' en Torrebblanca y los distritos Este y Sur

Los agentes protagonizan una protesta con vasos de yogur conectados por hilos para ilustrar la precariedad de las radiocomunicaciones

SEVILLA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) reclamó hoy al Ayuntamiento de Sevilla que mejore la implantación de la Red Municipal de Radiocomunicación 'Secora', porque los equipos personales de transmisiones de los que se sirven los agentes del Cuerpo de Policía Local no funcionan debidamente en Torreblanca y los distritos Este y Sur, donde incluso los policías se ven abocados a usar sus propios teléfonos móviles para trabajar.

El secretario general del Sppme en el Cuerpo de Policía Local de Sevilla, Manuel Bustelo, informó a Europa Press de que desde hace ya muchos meses, la organización sindical viene advirtiendo de que los equipos portátiles de radio digital 'Tetra' de los que gozan los agentes a través de la Red Municipal de Radiocomunicación 'Secora' sufren fallos en lo que a las comunicaciones se refiere, extremo que afecta especialmente al barrio de Torreblanca y a los distritos Sur y Este.

Según Bustelo, si bien este sistema de radiocomunicaciones "es el mejor del mundo", "no está bien instalado" y "puede darse la situación de que dos agentes dotados de equipos portátiles y separados por un metro de distancia no consigan comunicarse", situación que, como se ha señalado, alcanza su máximo exponente en Torreblanca, el distrito Sur y el distrito Este.

"Es un caos, se dan casos en los que los agentes se ven obligados a usar sus propios teléfonos móviles", dijo Manuel Bustelo reclamando mejoras en la implantación del 'Secora', un sistema del que reconoció su valía, pero insistió en que "no está bien instalado".

Es por ello que los sindicalistas del Sppme han protagonizado hoy un "simpático" acto de protesta ante la sede del distrito Este de la Policía Local, base de operaciones de unos 70 agentes. En dicho acto, un agente se ha puesto en el papel del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y ha entregado a otros agentes "nuevos equipos de radiotransmisión", que no eran otra cosa que vasos de yogur enlazados a través de hilos.