21 de septiembre de 2019
6 de agosto de 2009

UPA-A y Areda anuncian que la producción arrocera crecerá un 30% gracias al control de plagas y salinidad

SEVILLA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UPA-A) y la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) anunciaron hoy que la próxima campaña arrocera en las marismas del Guadalquivir experimentará un crecimiento del 30 por ciento en su producción, toda vez que la salinidad y las plagas se encuentran totalmente controladas en el río, lo que permitirá que la recolección se pueda desarrollar "con total normalidad".

En un comunicado conjunto, ambas organizaciones señalaron que las dotaciones hídricas aprobadas en la última Comisión de Desembalses y en la Permanente serán "suficientes para todos los cultivos", a pesar de que los agricultores sólo han podido contar "con un 80 por ciento de los recursos de un año normal".

Así, UPA-A y Areda señalaron que la producción, "siempre y cuando el tiempo acompañe", subirá desde los 6.000 kilos de media por hectárea cosechados durante el ejercicio anterior, hasta los 8.000 en éste, llegando a un total de 200.000 toneladas.

Del mismo modo, las dos organizaciones indicaron que, actualmente, el estado fenológico del cultivo es de inicio del espigado, con una "idónea presencia" de la planta, algo que, "de momento", augura una cosecha entre "media-alta" y "óptima".

Igualmente, recordaron que Andalucía cultiva cerca de 38.000 hectáreas de arrozales --unas 17.500 más que el año pasado--, de las cuales 36.000 corresponden a Sevilla, donde se recolectaron 137.000 toneladas de las 152.000 de la producción andaluza en 2008, lo que ha consolidado a la zona como la de "mayor rendimiento y calidad del mundo".

A este respecto, el secretario general de UPA-A y vicepresidente de Areda, Agustín Rodríguez, subrayó que la campaña de riego en el cultivo del arroz está siendo "modélica", puesto que se están cumpliendo "de manera escrupulosa" los desembalses acordados con la Agencia Andaluza del Agua, "garantizándose un caudal continuo de 35 metros cúbicos por segundo por el Guadalquivir para la zona arrocera hasta el 15 de septiembre y con un consumo total de 350 hectómetros cúbicos".

Ambas organizaciones destacaron también que las previsiones son de una campaña de regadío "sin sobresaltos y normalizada", a pesar de que los últimos acuerdos aprobados en Comisión de Desembalses estipularon una dotación de agua de 1.200 hectómetros cúbicos para el sistema de regulación general, a razón de entre 4.000 y 4.500 metros cúbicos por hectárea, dependiendo del cultivo.

Finalmente, UPA-A y Areda subrayaron "el buen trabajo realizado por la Administración en materia de agua", algo que ha conseguido "planificar con gran acierto la campaña actual del regadío".