22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 17 de agosto de 2009

    Zoido promete una oficina de coordinación de obras para librar de nuevas zanjas a cada calle durante un lustro

    Asegura que la falta de información y celeridad del Gobierno municipal ha transformado las obras en una "pesadilla"

    SEVILLA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, se ha comprometido a crear instrumentos para la "coordinación y planificación" de las obras, lo que se traduce en "una oficina" que reúna a las delegaciones competentes, las empresas públicas y privadas afectadas, las organizaciones vecinales y de comerciantes e incluso los transportes públicos y servicios de emergencia, todo ello con la promesa de que cada calle objeto de intervención "no vuelva" a albergar calicatas y zanjas "durante cinco años".

    En una entrevista concedida a Europa Press, Zoido recordó que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), ha convertido las obras de mejora y conservación urbana en "una pesadilla", porque "se dilatan en el tiempo, no tienen celeridad y no hay información de cuando empiezan o terminan", lamentando especialmente la "tónica habitual" de "abrir, cerrar y volver a abrir una calle".

    "Las grandes obras deben acometerse con grandes consensos, no imponiendo criterios caprichosos", señaló, para a continuación reclamar una planificación de obras que reduzca las "incomodidades" que sufren los vecinos. "Las obras se convierten en una pesadilla bajo el mandato de Sánchez Monteseirín", insistió.

    Es por ello que, en el caso de gobernar, el portavoz municipal popular se comprometió a crear una "oficina de coordinación de obras, eficaz y eficiente", que reúna en su seno a las áreas municipales implicadas, las empresas públicas y privadas afectadas, las asociaciones vecinales y de comerciantes, los transportes públicos y a la Policía Local y los Bomberos.

    Las obras, así, serían planificadas para acometerse "de forma rápida y bien hecha", lo que llevó a Zoido a comprometerse a que las calles objeto de intervención y sometidas a cierres de tráfico y apertura de zanjas no vuelvan a verse en la misma tesitura "durante cinco años", dado que el citado departamento se encargaría de concentrar en la misma actuación todas las intervenciones pendientes en tal vía.