25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • 5 de enero de 2014

    Zoido ve "injustificable" el incendio provocado en la iglesia de Santa Marina y asegura que "no quedará impune"

    La Archidiócesis condena lo ocurrido y la Hermandad tomará "cuántas medidas legales sean necesarias para que caiga sobre el autor todo el peso de la ley"

    SEVILLA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha condenado el "injustificable" incendio provocado en la madrugada de este domingo y que ha causado daños en la Iglesia de Santa Marina de la capital hispalense, toda vez que, según informó la Policía Nacional, "lanzaron dos recipientes con un líquido inflamable en las puertas del templo, de manera que el líquido se coló por la rendija de la puerta provocando que prendiesen las cortinas que había en el interior".

    Así se ha pronunciado el primer edil en varios comentarios en su perfil de Twitter, recogidos por Europa Press, a la par que ha considerado que "tan sólo la sinrazón puede llevar a atentar contra una iglesia". "Lo ocurrido en Santa Marina es absolutamente condenable e injustificable", ha sentenciado.

    De la misma manera, Zoido ha mostrado su apoyo a los hermanos, fieles y vecinos de la iglesia incendiada y ha asegurado que estos hechos "serán perseguidos porque no pueden quedar impunes".

    Entretanto, ha señalado que las pintadas realizadas en San Marcos y Santa Paula --en las que se puede leer 'Solidaridad anarquistas presos'--, "son inadmisibles" y ha aseverado que "no vamos a tolerar amenazas". Por último, ha concluido informando de que los servicios municipales ya están actuando para borrar las referidas pintadas.

    CERRADA LA PRÓXIMA SEMANA

    Por su parte, la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Resurrección en Sevilla, que tienen su sede canónica en la iglesia de Santa Marina y San Juan Bautista de La Salle de la calle San Luis, ha informado en un comunicado de que el fuego "solo consumido uno de los esterones de puerta principal".

    Así las cosas, una vez extinguido el fuego, procedieron a revisar el estado de las imágenes, sus altares y la fábrica del templo siguiendo las indicaciones de varios expertos, "sin que hayan sufrido daño alguno", tan solo la afección por el humo y el hollín "que serán tratados por expertos en esta materia". Concretamente, dichas afecciones se limitan al interior de la puerta principal, "dejando muy deteriorada una de las hojas de dicha puerta".

    Tras haber suspendido la misa matinal de este domingo, prevista a las 12,00 horas, la Hermandad ha confirmado que, para acometer una limpieza "profunda" de la iglesia, el templo permanecerá cerrado la próxima semana "para poder acometer las labores de limpieza y mantenimiento del templo ya que el humo y el hollín cubren la totalidad de la misma".

    Entretanto, la Cofradía tomará "cuántas medidas legales sean necesarias y en las instancias precisas para que éste atentado contra la fe y el patrimonio no quede impune, cayendo sobre el autor o autores todo el peso de la ley".

    La Junta de Gobierno ha agradecido "por su entrega, sacrificio y profesionalidad" al Cuerpo de Bomberos, a la Policía Local y Nacional y a Lipasam, "a cuya disposición se pone nuestra Hermandad para contribuir, en la medida de lo posible, a la identificación de los autores de dicha barbarie".

    Además, también ha destacado la "atención y ayuda" prestada por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, su auxiliar, Santiago Gómez Sierra; el alcalde de la ciudad, el presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías, Carlos Bourrellier, la concejal delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, y el delegado Diocesano de Hermandades, Manuel Soria.

    Igualmente, la Resurrección agradece tanto a las hermandades que se han preocupado por lo ocurrido como a los vecinos y hermanos, "sus palabras de aliento y apoyo" y "su disposición a trabajar por su Hermandad y el coraje y orgullo demostrado en los momentos malos".

    UN ATENTADO "VIL"

    Mientras, la Archidiócesis de Sevilla "deplora y condena este hecho incalificable". "Damos gracias a Dios porque finalmente no ha habido desgracias personales y, según la primera revisión efectuada esta mañana en la iglesia, tampoco se han registrado graves secuelas en el patrimonio de este templo", señala en un comunicado.

    Con actos así, que ha tildado de "vil", la Archidiócesis asegura que "se ofende también a los fieles católicos y a muchas personas de buena voluntad", y defiende que son expresión "de un odio estéril que sólo genera crispación y temor y que no contribuye a la pacífica y justa convivencia, de la que tan necesitada está la sociedad española".

    La Archidiócesis agradece a los bomberos "su diligencia y su rápida intervención". En los próximos días la Parroquia de San Julián, de la que depende este templo, y la Hermandad de la Resurrección, dará a conocer los detalles y horarios de "un acto de reparación y desagravio".