5 de marzo de 2021
30 de marzo de 2014

El CITA estudia la importancia de la alimentación en rumiantes

El CITA estudia la importancia de la alimentación en rumiantes
DGA

ZARAGOZA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), organismo adscrito al Departamento de Industria e Innovación del Gobierno autonómico, estudia la importancia de la alimentación en rumiantes, a través del proyecto 'Efecto de compuestos fenólicos de la dieta sobre los parámetros productivos, reproductivos y de calidad de la canal y de la carne en la especie ovina'.

La investigación, financiada por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), busca evaluar estrategias de alimentación que cubran las demandas de los consumidores relativas a la calidad del producto, desde un punto de vista hedonístico, de ausencia de aditivos químicos sintéticos y de sostenibilidad del sistema de producción.

El trabajo que está liderado por la investigadora de la Unidad de Producción y Sanidad Animal del CITA, Margalida Joy Torrens, aborda líneas de trabajo favorecidas por las políticas de ayudas al desarrollo y agricultura de la Unión Europea, con el objetivo de revalorizar y mantener la producción de ovino en zonas deprimidas.

Durante tres años se evaluarán varias especies forrajeras utilizadas en áreas con clima mediterráneo (Valle del Ebro y Pirineos), como principal ingrediente de las dietas de ovino.

En cada uno de ellas se buscarán sus contenidos en algunos compuestos secundarios (taninos condensados, isoflavonas y coumestrol) y su posterior efecto sobre los parámetros productivos, reproductivos y de calidad del producto animal (leche y carne).

La investigación permitirá conocer como algunos recursos forrajeros, fácilmente disponibles en Aragón, afectan positivamente sobre la calidad del producto y sobre la reducción de la producción de metano, siendo ello de gran interés para revalorizar y mantener la producción ovina en zonas deprimidas.

El objetivo final es buscar especies forrajeras que tengan un efecto positivo sobre la calidad del producto animal, así como un posible efecto sobre la reducción de la producción de gases con efecto invernadero, como el metano. A su vez se pretende buscar sistemas de producción animal respetuosos con el medio en el que se desarrollan.