3 de marzo de 2021
27 de enero de 2021

Clausurada una tienda de alimentación de Zaragoza tras recibir varias denuncias por consumo de alcohol en su interior

Clausurada una tienda de alimentación de Zaragoza tras recibir varias denuncias por consumo de alcohol en su interior
Clausuran una tienda de alimentación tras varias denuncias de la Policia Local por consumo de alcohol - AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA - ARCHIVO

ZARAGOZA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Inspección de Sanidad del Gobierno de Aragón ha decretado la clausura de una tienda de alimentación del distrito zaragozano de Delicias, donde la Policía Local ha realizado distintas denuncias, algunas por la presencia de varias personas sin mascarillas y consumiendo alcohol, lo que supone un incumplimiento de las normativas sanitarias derivadas de la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 y también urbanística.

La primera intervención de la Policía Local tuvo lugar este lunes, 25 de enero, sobre las 21.15 horas, cuando agentes del sector Centro detectaron a cuatro personas consumiendo bebidas alcohólicas en la puerta de una tienda de alimentación de la calle Mariano Carderera.

Al inspeccionar el interior del establecimiento, observaron que había un sótano clandestino destinado a reuniones sociales, donde se encontraban un grupo de siete personas consumiendo bebidas alcohólicas y sin llevar la mascarilla colocada correctamente.

La intervención se saldó con diez denuncias derivadas de la situación sanitaria y una denuncia en el ámbito urbanístico por tener un local destinado a reuniones sociales --asimilado a peña-- sin la correspondiente licencia, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Al día siguiente, martes 26 de enero, sobre las 12.00 horas, agentes de la Policía Local de la Unidad de Protección Ambiental y Consumo se presentaron en el establecimiento comercial para realizar una inspección de la actividad del local de alimentación, volviendo a encontrar en su interior a nueve personas consumiendo bebidas alcohólicas.

OTRAS INFRACCIONES GRAVES

Los agentes también se detectaron en esa inspección infracciones graves respecto a los alimentos dispuestos para la venta, solicitando la presencia del Inspector de Sanidad del Gobierno de Aragón y decretando la suspensión de la actividad. Se levantó acta y se procedió a la destrucción de 320 kilos de diversos alimentos no aptos para el consumo.

En esta segunda actuación, se realizaron un total de nueve denuncias por agrupación de personas sin portar debidamente la mascarilla, una denuncia por carecer de licencia de actividad y dos por otras medidas de seguridad.

Los propios agentes comprobaron deficiencias en la conexión de la instalación eléctrica del local, requiriendo un técnico de la empresa suministradora de la zona y verificando un presunto fraude de fluido eléctrico, cuestión por la que se realizaron las correspondientes diligencias a la autoridad judicial.