12 de julio de 2020
2 de mayo de 2020

Empresas y particulares donan más de 700 tablets a las residencias aragonesas

Empresas y particulares donan más de 700 tablets a las residencias aragonesas
Tablets en residencias de mayores - GOBIERNO DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 2 May. (EUROPA PRESS) -

Empresas y particulares han donado más de 700 tablets a las residencias aragonesas con el objetivo de reforzar la comunicación entre los mayores y sus familias. La propuesta ha sido canalizada a través el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

Según ha informado el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, las nuevas tecnologías están permitiendo que familiares y personas que viven en residencias puedan estar conectados durante el estado de alarma, ante las prohibiciones de las visitas. Esta comunicación, que se ha venido llevando a cabo a través del teléfono y de las nuevas tecnologías, se va a reforzar ahora gracias a estas donaciones.

Una de las aportaciones proviene de la iniciativa personal 'Hable con ellos', del consultor e ingeniero industrial, Alberto Ibor, un oscense que reside en Madrid y que ha conseguido, por medio de donaciones empresariales, un total 566 tablets que se van a repartir por 318 residencias de la comunidad autónoma.

Esta acción ha contado con la colaboración de Sociedad Deportiva Huesca, Ecomputer y Transportes Callizo, así de como la Plataforma Huesca Suena --de cuyo núcleo directivo forma parte Alberto Ibor-- junto al Departamento de Ciudadanía del Gobierno de Aragón, que colabora con los medios necesarios para la adquisición de tarjetas SIM.

Los dispositivos llegarán a las residencias desde este domingo, 3 de mayo, coincidiendo con el Día de la Madre. A ellos se sumarán, a partir del lunes 4 de mayo las 100 tablets que Orange ha facilitado al IASS esta semana y que irán destinadas a las residencias públicas.

La ventaja que ofrecen estas tablets es que hacen más real la comunicación y permiten configurar una agenda de videollamadas y programar así que cada residente tenga una hora y día fijados para la conexión con sus familiares, ha explicado Ibor.

"Entregué primero una tablet con tarjeta SIM que compré yo mismo a la residencia donde está acogida mi abuela. Después hablé con los compañeros de 'Huesca Suena"' y me animaron a escalar la idea y llevarlas a más residencias de forma colaborativa. Ellos han estado muy involucrados en la pandemia con una campaña de crowfunding para conseguir material médico", ha relatado.

De este modo, y tras contactar con el IASS para detectar qué centros tenían una necesidad especial, decidió extender su iniciativa a todo el territorio aragonés, hasta llegar a las 566 tablets en 318 residencias. "Nuestra idea es repartir a razón de una tablet por cada 50 residentes, de modo que en todas las residencias haya 1, 2 o incluso 3 tablets", ha detallado.

También se elaborarán unos tutoriales donde se explique el funcionamiento de las herramientas que se usarán y el servicio de Google Calendar, a través del cual --y compartiendo un único link--, podrán agregarse a la videollamada familiares que se encuentren en distintos lugares del país o del mundo.

MÁS DISPOSITIVOS DE COMUNICACIÓN

Por otra parte, Acción Social de Caixabank entregó hace un par de semanas un primer lote de 25 tablets cedidas por Samsung. En una segunda tanda, se van a repartir 35 más, tanto para residencias de mayores de las tres provincias aragonesas, como por centros para personas con discapacidad, como Atades o Aspace. También se ha llegado a los centros COVID-19 de Gea de Albarracín y Alfambra.

"Durante el confinamiento, la interacción personal ha quedado inevitablemente mermada y, aunque existen medios tecnológicos para mitigarlo, no siempre se dispone de ellos, especialmente en el caso de entidades que se ocupan de colectivos vulnerables. Por ello, creemos que puede resultar muy útil proveerles de tablets para ayudar a paliar la situación de soledad y aislamiento", ha manifestado el responsable de Acción Social de Caixabank en Aragón, Javier Muñoz.

Este mecanismo permitirá centralizar las llamadas y servirán a una doble finalidad, por un lado para aliviar el confinamiento de las personas mayores, mientras que sus familiares pueden comprobar que su ser querido se encuentra bien.

Además, se garantizará la desinfección de los aparatos cada vez que se usen. "Lo que más me gusta de este proyecto es que no tiene por qué terminar cuando acabe el COVID: tiene que servirnos para concienciarnos de que debemos hacer más fácil la vida a nuestros mayores con la tecnología de la que disponemos actualmente", ha finalizado Ibor.

Para leer más