26 de febrero de 2020
27 de enero de 2020

El Gobierno aragonés no permitirá "privilegios" para nadie en España y exigirá un "justo trato" para la Comunidad

El Gobierno aragonés no permitirá "privilegios" para nadie en España y exigirá un "justo trato" para la Comunidad
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, junto al vicepresidente Arturo Aliaga - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Aragón no permitirá "privilegios ni tratos de favor" para ninguna Comunidad Autónoma en el conjunto de España y defenderá "el interés general" de los aragoneses, exigiendo un "justo trato" para la región.

Así lo indicado, este lunes, el jefe del Ejecutivo autonómico, Javier Lambán, en la sesión plenaria de las Cortes de Aragón, donde ha comparecido a petición propia para ofrecer su opinión sobre la conformación del nuevo Gobierno de España de Pedro Sánchez, apelando en todo momento a la Constitución de 1978 y el Estatuto de Autonomía.

El nuevo tiempo que comienza con el Ejecutivo de Sánchez "abre un escenario de amenazas y oportunidades" para Aragón, dado que la investidura del presidente se ha basado en acuerdos "muy relacionados" con el Estado autonómico.

Ha considerado que el Gobierno de Sánchez se comprometerá con "la lucha contra la desigualdad" y en favor de la "unidad territorial" de España entendida como "igualdad de derechos". "Esperamos que sea provechoso para la Comunidad".

El Ejecutivo regional ha iniciado conversaciones con el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, para establecer la "agenda aragonesa", con la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, para impulsar la Comisión Bilateral, y con la titular de Hacienda, María Jesús Montero, sobre la Comisión Mixta de Asuntos Económico-Financieros.

LEALTAD RECÍPROCA

En este contexto, Lambán quiere establecer una relación con el Ejecutivo central basada en "la lealtad recíproca", desde el Estatuto de Autonomía, con medidas como la "urgente" puesta en marcha de la Comisión Bilateral Aragón-Estado.

Ha dejado claro que "Aragón no generará tensiones territoriales ni echará, jamás, un pulso al Estado", aunque sí defenderá el cumplimiento del Estatuto de Autonomía, destacando al respecto el "compromiso" de Sánchz con el desarrollo del Estado autonómico en materias como la asignación de las inversiones en las Comunidades Autónomas a través de los Presupuestos Generales del Estado.

De esta forma, Javier Lambán ha aseverado que "Aragón está en perfecta situación para exigir lo mismo -que otras comunidades-- respecto a su propio Estatuto" porque "no queremos ser más ni menos que los demás".

Una de sus reivindicaciones será la reforma del sistema de financiación autonómica "porque el actual nos asfixia" y, también, la transferencia de las 22 competencias pendientes, así como suscribir el acuerdo bilateral económico-financiero recogido en el artículo 108 del Estatuto y negociar el pago de la deuda histórica de la Comunidad.

También reclamarán que Aragón participe en la nueva programación de la UE para intervenir en asuntos "cruciales", como los fondos de transición justa y, en especial, la reforma de la PAC.

El presidente aragonés ha advertido de que la Comunidad Autónoma "recurrirá a todos los instrumentos legales a su disposición para defender la Constitución y el Estatuto" iniciando conflictos competenciales y recursos de inconstitucionalidad "en el caso de entender que se conculca la normativa constitucional y estatutaria". Si se transfieren competencias estatales a alguna comunidad, Aragón exigirá tener la posibilidad de decidir "sobre el acceso al mismo tratamiento".

Ha añadido que el Gobierno de Aragón "tratará de evitar que la Comunidad se vea inmersa en ninguna dinámica frentista", apostando por "mantener la gobernanza basada en la transversalidad e instalada en la centralidad" con amplios acuerdos en el ámbito político y social.

Lambán ha propuesto firmar "grandes acuerdos" para "solucionar el problema" que supone la dependencia del Gobierno de España respecto de partidos nacionalistas de País Vasco y Cataluña, lo que le ha ocurrido a "sucesivos Gobiernos" tanto del PP como del PSOE. Para el presidente aragonés es una "anomalía" que "haya que recurrir al apoyo de los independentistas".

El jefe del Ejecutivo autonómico ha lamentado que los partidos constitucionalistas no han sido capaces de ponerse de acuerdo para "afrontar los grandes problemas de España y hacer las grandes reformas que necesita el país", animando a "dejar atrás viejos prejuicios históricos que no tienen fundamento".

También ha criticado la "especie de fascinación ejercida por los nacionalismos irredentos, a la que en ocasiones somos incapaces de resistirnos", una "anomalía" que afecta a su partido, ha dicho.

GRUPOS

El portavoz del grupo socialista, Vicente Guillén, ha afirmado que "tenemos un Gobierno progresista que se adecua a los objetivos de un Aragón social, verde y digital".

Para Guillén, "dentro de un contexto de debilidad, se defiende Aragón ahondando en el autogobierno" y también "huyendo de la confrontación, evitando frentismos que solo conducen a la desafección, cuando no a la melancolía". Ha añadido que "Aragón ha dado un ejemplo de civismo y convivencia democrática".

Desde Podemos, Nacho Escartín ha dicho que el nuevo Ejecutivo central "responde al mandato del pueblo español" y que "la mayoría de la gente" tiene "mucha esperanza en que sea estable" y beneficie a "este país de países que se llama España".

Ha contrapuesto las primeras medidas del Gobierno de Sánchez, como la subida de las pensiones y de los salarios a los funcionarios con la postura adoptada por la oposición, dedicada a "la algarada, el insulto, la coacción y los bloqueos". Ahora "toca dialogar", ha zanjado.

El portavoz de CHA, Joaquín Palacín ha avisado de que "estaremos vigilantes" y ha apostado por luchar contra todas las desigualdades, el cambio climático y afrontar el reto demográfico.

A la vez, ha manifestado que "Aragón no se puede quedar atrás en el debate territorial" y debe "levantar la voz" defendiendo con "firmeza" el Estatuto y el interés general de la Comunidad Autónoma. Ha urgido a reformar el sistema de financiación y reclamar la deuda histórica.

El portavoz del PAR, Jesús Guerrero, ha opinado que el nuevo Ejecutivo central debe "promover la unidad de España dentro de una Europa fuerte y unida" y, al tiempo, poner en valor el modelo territorial. "En Aragón no queremos ser más, pero tampoco menos", ha indicado.

El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha emplazado a "resolver los problemas materiales y concretos de la inmensa mayoría de este país y Aragón con políticas justas que persigan la igualdad" y aborden asuntos como la emergencia climática y la transición energética justa.

"UN CAOS"

Para el presidente del PP Aragón, Luis María Beamonte, hay "un caos" derivado de "una investidura que fue un acto deshonroso para la mayoría de la sociedad" y que constituyó "un festival de agravios permanentes contra la Constitución".

La investidura "pareció una subasta de autodeterminaciones que venían a configurar una balcanización de España", ha continuado Beamonte, quien se ha preguntado "si es progresista romper la unidad de la Nación, considerar como ejemplar el régimen totalitario y fascista de Maduro -en Venezuela--, el cambio del Código Penal para que puedan salir a sus anchas" los impulsores del "golpe".

El portavoz de Cs, Daniel Pérez, ha proclamado que "solo hay un gran país, una gran Nación, que se llama España" y se ha quejado de que Pedro Sánchez "no dice la verdad ni al médico y está poniendo en marcha un programa de Gobierno radicalmente diferente a lo que dijo que iba a hacer".

El diputado de Vox, Santiago Morón, la situación es "muy preocupante" para España y Aragón por "las concesiones a los separatistas vascos y catalanes", que no solo ponen "en tela de juicio" la unidad de España, sino el actual modelo de financiación autonómica, pronosticando que Aragón pagará "los platos rotos".

Para leer más