20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 25 de enero de 2009

    Innova.- Mariano Sanz (CIRCE) afirma que hay tecnología suficiente para propiciar una revolución energética global

    ZARAGOZA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Zaragoza y director de Innovación del Departamento de Integración de Recursos Energéticos del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE), Mariano Sanz, afirmó que a día de hoy la investigación está suficientemente avanzada como para propiciar un cambio global en el sistema de producción energética, de forma que se sustituya el actual sistema basado en los combustibles fósiles, "insostenible económicamente y medioambientalmente caótico".

    Sanz aseguró en declaraciones a Europa Press que el futuro pasa por pasar de un concepto de producción que sustituya el actual de grandes puntos de producción y extensas redes de distribución, deficientes tanto en la producción de energía como en su traslado, por otros en los que se produzca localmente, mediante procesos "fríos" o "verdes", distribuido por "micro redes de integración".

    Sistemas fríos de producción eléctrica son los que se realizan "sin combustión, sin emisiones y sin traslados de residuos". El principal, según el profesor, es el fotovoltaico, ya que el sol es el principal "emisor de radiación a la Tierra", apoyada también con la producción eólica y la hidráulica.

    Sin embargo, la presencia de las energías renovables no deja de ser "anecdótica". Incluso en países como España en los que la instalación de energías renovables se ha incrementado considerablemente, otras formas de generación como el gas natural (hidrocarburo) ha crecido por encima de las renovables. Así la energía que se produce hoy en España por medio de céntrales de ciclo combinado (gas natural) triplica a la producida por renovables, criticó el científico Mariano Sanz.

    Otros países, en cambio, están incrementando la generación por procesos nucleares, como es el caso de Francia. La producción nuclear, podría suponer "una alternativa en el actual escenario energético", ya que posibilita una gran producción sin emisión de dióxido de carbono (principal causante del efecto invernadero), pero no deja de ser una forma centralizada de producción y, sobre todo, "plantea problemas de salud pública".

    Además, el actual escenario energético es "un auténtico despilfarro" con una eficiencia energética que se sitúa cercana al 25 por ciento. Actualmente existen placas fotoeléctricas con una eficiencia del 40 por ciento, añadió.

    A esto se le debe de sumar la menor perdida en la distribución, con lo que actualmente "estamos despilfarrando el 90 por ciento de la energía". La mejora de esta eficiencia reduciría la demanda de energía en cinco veces para obtener los mismos beneficios.

    COCHE ELÉCTRICO

    El coche eléctrico con batería de ion-litio es, según Mariano Sanz, uno de los "impulsores del cambio" de la estructura de producción eléctrica. Actualmente, los motores de combustible tienen una eficiencia del 25 por ciento, mientras que la eficiencia energética de los vehículos eléctricos se encuentra, en los desarrollos actuales, por encima del 80 por ciento y se espera que alcance el 90 por ciento en los próximos años, según el científico del CIRCE.

    Este sistema cambia el motor de combustión central y las correas de distribución que trasladan la fuerza motriz a las ruedas, por cuatro motores acoplados a las ruedas alimentados por la batería central.

    Los desarrollos actuales de estas baterías no plantean problemas de potencia y los referentes a la autonomía están solventándose. Actualmente, con baterías de 20 kilogramos permiten realizar recorridos de más de 40 kilómetros. Existen otras baterías de mayor peso que permiten a su vez realizar recorridos mayores, hasta baterías de 180 kilogramos con autonomía de 400 kilómetros.

    La normalización de estos vehículos supondrá la multiplicación de millones de esas baterías de ion-litio que hay que cargar con frecuencia, por lo que será necesario una red de focos de alimentación que el sistema de producción actual no es capaz de proporcionar, a juicio del profesor Mariano Sanz, y que propiciará la producción localizada de electricidad.

    NANOTECNOLOGÍAS

    Está revolución energética que Sanz augura a un plazo de tiempo no muy amplio, unos 20 años, es posible en gran parte por el desarrollo de la investigación de nanoestructuras, que han permitido el desarrollo de baterías, condensadores, conductores, conmutadores y demás material de acumulación y almacenamiento mucho más eficiente.

    De esta manera, a juicio de Mariano Sanz, el "empuje y cambio mundial", vendrá propiciado por la generación de energía eléctrica mediante sistemas fríos, la generación de energía térmica mediante biomasa y otros sistemas de producción, permitiendo prescindir "totalmente" de los combustibles fósiles.