7 de junio de 2020
20 de mayo de 2020

Licitado el proyecto de reparación del túnel de derivación del río Matarraña al embalse de Peña

TERUEL, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha anunciado la licitación del proyecto de reparación del túnel de derivación de caudales desde el río Matarraña al embalse de Pena, en Teruel.

El presupuesto de licitación es de 460.724 euros y se plantea un plazo de ejecuciónde 18 meses para compatibilizar las obras con la necesaria explotación de la infraestructura.

Dadas las escasas aportaciones de la cuenca del río Pena, la derivación desde el Matarraña al embalse es clave para su explotación y para garantizar los usos, tanto de regadío (junto con las balsas laterales de Valcomuna y La Trapa regula unas 2.500 hectáreas), como para asistir al abastecimiento de unos 11.500 habitantes.

En las revisiones en profundidad realizadas por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro se comprobaron los efectos del paso del tiempo y de la propia concepción inicial del túnel que han derivado en depósitos de materiales de arrastre y huecos en la solera del canal, desprendimientos en la clave y hastiales del túnel y
fisuras y humedades.

Las acciones generales van a consistir en saneos, rellenos, demoliciones de zonas afectadas y su reconstrucción, así como gunitado de la sección para aislar yproteger los materiales de la acción del agua del canal, evitando su degradación progresiva por la humedad.

El canal de derivación, construido en los años 80 del siglo XX tiene una parte a cielo abierto de unos 80 metros y otra segunda, que configura el túnel, de 5,5 kilómetros.

La parte interna alterna partes revestidas con hormigón (1,9 kilómetros) y partes en las que la bóveda está excavada en la roca.
Esta intervención de mantenimiento y conservación sigue las líneas principales de acción de la planificación hidrológica, en concreto la apuesta por la mejora de la gestión general del agua y las intervenciones para garantizar en la Cuenca del Ebro el suministro para los usos esenciales.

Junto a estos dos, las líneas generales incluyen alcanzar el buen estado potencial de las masas de aguas; la renovación de
la visión de la dinámica fluvial (introduciendo nuevas medidas ambientales) y la mejora del conocimiento de la cuenca para la toma de decisiones.

Contador

Lo más leído en Aragón