6 de junio de 2020
31 de marzo de 2020

El nuevo centro de Casetas para acoger a personas con COVID-19 que viven en residencias abre este miércoles

ZARAGOZA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, en coordinación con el de Sanidad, abrirán este miércoles, 1 de abril, el nuevo centro sociosanitario del barrio rural de Casetas, en el municipio de Zaragoza, con 128 camas, destinadas a personas mayores que viven en residencias y tienen coronavirus, pero no requieren de un ingreso hospitalario.

Será el cuarto centro de estas características puesto en marcha por el Ejecutivo autonómico "para proteger a las personas mayores" frente a la pandemia del coronavirus, sumándose a 'La Abubilla', de Yéqueda (Huesca), a donde ya se ha trasladado a 33 personas y quedan 11 plazas libres, al centro de Miralbueno, en la ciudad de Zaragoza, con 25 traslados y 20 plazas libres, y a del Alfambra, en la provincia de Teruel, con capacidad para 83 personas y a donde se ha llevado a seis, ha relatado la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto.

En rueda de prensa, ha dicho que hay 64 plazas ocupadas y 112 plazas libres en estos centros, a los que se añadirá esta semana el de Casetas y también otro en Gea de Albarracín (Teruel). Entre los cinco dispositivos sumarán 360 plazas.

Broto ha estimado que "tenemos suficientes plazas, de momento", de este recurso intermedio y ha remarcado que el traslado de pacientes se realiza con criterios "sanitarios" y el conjunto de estos cinco centros está a disposición de toda la Comunidad autónoma.

La consejera ha subrayado que se trata de una iniciativa "pionera en España" cuyo objetivo es "cuidar de los mayores con las máximas garantías y aliviar a las residencias en las que se están produciendo diagnósticos positivos".

"Nos preocupa mucho la lucha contra el COVID-19 entre los mayores porque se ha demostrado que es la población donde el virus presenta su peor cara" y por eso "no se están escatimando esfuerzos ni humanos, ni económicos en combatirlo", ha explicado Broto.

NUEVOS DISPOSITIVOS

Los nuevos dispositivos socioasistenciales empezaron a funcionar hace una semana en Aragón y están especialmente habilitados para cuidar a los pacientes que viven en residencias de mayores, han dado positivo por coronavirus y no requieren ingreso hospitalario; sospechosos que tienen vínculo epidemiológico, y personas que han estado ingresas por esta patología y deben pasar un periodo de aislamiento de 14 días.

En principio, el centro de Gea de Albarracín, con 57 plazas, estará centrado en este último perfil, así como en el de pacientes que vengan del hospital por otras patologías y se aconseje un periodo de cuarentena antes de regresar a su residencia, ha aclarado Broto. También se reservarán aquí plazas para situaciones sociosanitarias sobrevenidas.

La consejera ha manifestado que la puesta en marcha de estos dispositivos ha supuesto un "importante esfuerzo de coordinación y trabajo" para permitir que "en pocos días estuvieran operativos". Del mismo modo, ha sido necesario contratar a más de un centenar de personas, así como movilizar a personal del Gobierno de Aragón.

BALANCE DE MEDIDAS

El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, ha comparecido también en rueda de prensa para detallar los pasos que se están dando en la lucha contra la pandemia y realizar un balance del resultado de las medidas adoptadas.

Ha recordado toda la reorganización que en las últimas tres semanas se ha llevado a cabo en el IASS para "readaptar nuestras estructuras y servicios y adelantarnos, en la medida de lo posible, a los acontecimientos".

En este sentido, ha citado la puesta en marcha de la estructura de coordinación con la Administración local para poder reordenar, entre otros servicios, la ayuda a domicilio, la nueva estructura de gestión de recursos y la reorganización de hogares y centros de día de la Comunidad autónoma que apoyan con seguimiento telefónico y que proveen de recursos las necesidades que se detectan.

Del mismo modo, se ha reorganizado la atención telefónica en el teléfono del mayor 900 25 26 26, que ha atendido 654 llamadas desde que se puso en marcha el 19 de marzo, y en el 976 70 17 05, gracias al cual se detectan situaciones de vulnerabilidad que son atendidas por un equipo de técnicos del IASS, habiendo registrado 1.510 llamadas.