17 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 5 de octubre de 2014

    La rentabilidad media de las empresas aragonesas en periodo de crisis se sitúa en el -1,39%

    ZARAGOZA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La rentabilidad media de las empresas en la Comunidad aragonesa durante el periodo de crisis ha sido del -1,39 por ciento, según el Informe Económico de Aragón 2013, elaborado por la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio de Zaragoza y el Grupo Ibercaja.

    En concreto, en el periodo 2008-2012, "la media de la rentabilidad ha sido del -1,30 por ciento en Aragón, esto es, en promedio de la crisis ha supuesto una pérdida del 1,39 por ciento anual".

    El informe señala que, tras analizar la rentabilidad de las empresas aragonesas entre los años 2000 y 2012, con información de la base de datos SABI --Sistema de Análisis de Balances Ibéricos--, ha sido del 0,88 por ciento. Por provincias, el 1,98 por ciento es la media de Huesca, el 1,26 por ciento de Teruel y el 0,73 de Zaragoza.

    En el subperiodo 2000-2007 la rentabilidad ha alcanzado el 2,3 por ciento; 3 por ciento en Huesca, 2,59 en Teruel y 2,22 en Zaragoza, y en el periodo de crisis 2008-2012 ha caído al -1,39 por ciento; 0,4 por ciento en Huesca, -0,87 en Teruel y -1,66 en Zaragoza.

    "De aquí se deduce que el deterioro de los activos tras la crisis ha sido mucho más intenso en Zaragoza que en las otras dos provincias", destaca el Informe Económico.

    AÑOS 2008-2009

    Si se observa la evolución de la rentabilidad media, en 2008 y 2009 está en torno al 0 por ciento en las tres provincias y, a partir de 2010, desciende claramente en Teruel y Zaragoza.

    De esta forma, la provincia zaragozana llega a superar el 5 por ciento en 2011 y en la turolense el 3 por ciento en 2012. "El deterioro de la situación patrimonial de las empresas durante estos años está siendo importante especialmente en Zaragoza".

    No obstante, hay sectores de los que se puede afirmar que su rentabilidad no se ha visto afectada sensiblemente por la crisis, como son la agricultura, silvicultura y pesca; industrias extractivas; coquerías, refino, químicas y farmacéuticas; productos de informáticos, electrónicos, ópticos, material eléctrico, maquinaria y equipo; energía eléctrica, gas, saneamiento y residuos; información y comunicación, y actividades sanitarias y servicios sociales.

    Las empresas de estos sectores representan una producción total del 18,85 por ciento del activo total de las consideradas en el Informe Económico de Aragón.

    Un segundo grupo son los sectores con efectos negativos sobre la rentabilidad de algunas provincias y no sobre la de otras, como ocurre en industrias de alimentación, bebidas y tabaco, que no afecta a Zaragoza, un poco a Huesca y mucho a Teruel.

    Por su parte, textil, confección, cuero y calzado; madera, corcho, papel y artes gráficas; caucho, plástico, y otros productos de minerales no metálicos tienen efectos negativos sólo Teruel.

    Transporte y almacenamiento afectan a Huesca y Teruel; el material de transporte ha sufrido fuertes pérdidas en Zaragoza y Teruel, también en estas dos provincias, se han visto perjudicadas las actividades financieras y de seguros.

    La importancia de las empresas de estos sectores media por la producción del activo total de las entidades consideradas es del 31,87 por ciento.

    PÉRDIDAS EN TODAS LAS PROVINCIAS

    Los sectores a cuya rentabilidad media afecta la crisis de manera importante, provocando pérdidas con generalidad en todas las provincias, han sido industria del metal, muebles y otras industrias y reparación de material y equipo; construcción; hostelería, sector inmobiliario y actividades artísticas, de entretenimiento, de reparación y otros servicios. En conjunto, suponen una producción del 30,78 por ciento del activo total de las empresas estudiadas.

    Los sectores en los que disminuye la rentabilidad, pero sin llegar en promedio a pérdidas, han sido comercio, actividades profesionales y técnicas, administrativas y servicios auxiliares y educación. El 18,47 por ciento de las entidades analizadas en el informe.