28 de febrero de 2021
18 de enero de 2021

La residencia Somontano de Barbastro recibe la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19

La residencia Somontano de Barbastro recibe la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19
La residencia Somontano de Barbastro recibe la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19. - ÁLVARO CALVO

BARBATRO (HUESCA), 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los usuarios y trabajadores de la Residencia Somontano, ubicada en el municipio oscense de Barbastro, han recibido este lunes, 18 de enero, la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19. Han expresado ilusión y esperanza por que sirva para superar la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

Una enfermera del centro, María Carmen Cortés, ha mostrado su satisfacción. "Estoy supercontenta de haberme vacunado ya porque es la luz que veo en el final de este camino", ha dicho, para comentar que todos quieren "volver a una normalidad, empezando por los residentes" tras meses de aislamiento de sus familias, "que por mucho que nosotros hayamos intentado suplir, no se puede", ha apuntado.

"Por la salud mental de todos", "ahora mismo no se ve ninguna otra forma de salir" de la pandemia, ha resaltado Cortés, que ha contado que desde que recibió la primera dosis no ha tenido ningún efecto secundario. "No he tenido ninguna anomalía de nada", ha precisado.

Por su parte, Lidia Navarro, de 84 años, residente de este centro de mayores, ha expresado algo de nerviosismo, pero también ilusión. "Somos los primeros de Aragón" en recibir la segunda dosis y "tenemos ventaja", ha manifestado, para desear que la vacuna llegue "pronto" a todos y así "que esto se vaya atajando porque cada día hay más infectados".

Tampoco ella ha notando efectos secundarios. "Como si no me la hubierais dado", ha narrado. Además, ha manifestado que lo que más ganas tiene de hacer es ver a su familia y darles un abrazo. "No he visto a los nietos va a hacer casi el año". En concreto, "lleva "más de diez meses" sin ver a sus tres nietos, ha recordado emocionada, para reconocer que ha sido una etapa "difícil".

Por su parte, José Bruballa, de 86 años, ha explicado que la inyección de esta segunda dosis le ha dolido menos que la obra vez. "Muy bien, con ganas de ver qué pasa" después de no haber experimentado tampoco ningún síntoma tras la primera. "Aquí estamos muy bien", pero echa de menos "poder salir y bajar al pueblo" porque llevan cerca de once meses sin hacerlo, ha rememorado.

107 RESIDENCIAS

El director provincial del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) en Huesca, Eloy Torre, ha asegurado que esta jornada, igual que la del 27 de diciembre, primer día de vacunación contra la COVID-19, es un día de alegría y de "mucho más gozo porque se van a vacunar 107 residencias en todo Aragón, de ellas 50 por primera vez".

Torre ha apuntado que se está "dentro de lo previsto y cumpliendo los plazos que Salud Pública ha ido marcando", pero ha advertido de que esto "no nos debe relajar, tenemos que seguir siendo responsables porque la batalla no está vencida" y aunque "estamos acercándonos a ese triunfo, hay que seguir siendo muy responsable y no bajar la guardia".

Por su parte, la directora de Enfermería de Atención Primaria en Barbastro, Ana Monclús, ha comentado que ha vivido esta jornada, "igual que la otra vez, con mucha esperanza, muy ilusionados".

Ha agregado que comprobar que en la primera dosis "no hubo apenas efectos secundarios también motiva para que la población general vea que no pasa nada, que es una vacuna más", así que a partir de ahora "lo que nos queda es todo bueno" para lograr la inmunidad, "que significa muchísimo".

También ha detallado que esta segunda dosis ha llegado, como hasta ahora, este lunes, desde Zaragoza, con el apoyo de la Guardia Civil. "Lo bueno de una campaña como ésta es que está todo programado y si se sigue la rutina, lo previsto, todo funciona y ha salido todo perfectamente", ha glosado.

CIEN POR CIEN

La directora de la residencia, Mamen Pueyo, ha indica que está previsto que el cien por cien de los residentes y trabajadores de este centro se vacunen. Según ha contado, en el caso de los residentes todos ellos han recibido esta segunda dosis, mientras que solo diez de los 19 trabajadores.

Según ha precisado, la mitad de la plantilla recibió la primera dosis en diciembre para que, en caso de que algún trabajador presentara efectos secundarios, se pudiera "doblar turnos y tener personal suficiente para seguir haciendo el trabajo del centro".

A la otra mitad se le suministró la vacuna el 4 de enero y dentro de 15 días recibirán la segunda dosis. Ha comentado que por ahora todo transcurre igual que la primera vez y "esperemos que continúe igual de bien, cuando no tuvimos efectos secundarios".

Pueyo ha reconocido que los residentes han estado en esta ocasión "un poco más nerviosos", tras la expectación que generó la primera dosis, y ha confiado en que se pueda ir recuperando la normalidad porque "antes estos pasillos estaban llenos de gente" y "ahora no se ve a nadie".

Por eso, ha dicho, su primer propósito es que los residentes "puedan convivir y relacionarse entre sí" y más adelante se abrirá el centro a las visitas de familiares y a los paseos fuera del mismo, si bien ha apuntado que poseen un jardín al que los internos pueden salir a pasear. "Vemos las cosas con una ilusión diferente y con una perspectiva de futuro", "con mucha esperanza" de que se supera la COVID-19 a "no tan a largo plazo ya". La residencia Somontano de Barbastro ha inoculado este lunes a 35 residentes y 10 trabajadores.

Para leer más