13 de noviembre de 2019
22 de junio de 2019

"Si queremos un Pirineo vivo hay que mantener la ganadería", afirma Joaquín Solanilla (UAGA)

"Si queremos un Pirineo vivo hay que mantener la ganadería", afirma Joaquín Solanilla (UAGA)
EUROPA PRESS - ARCHIVO

HUESCA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

"Si queremos un Pirineo vivo hay que mantener la ganadería". De esta forma, el secretario provincia de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) en Huesca, Joaquín Solanilla, ha defendido que no se debe reintroducir el oso en esta zona.

A su juicio, esta reintroducción supondría el final de la ganadería, un sector que es una de las principales actividades económicas de las cuatro comarcas pirenaicas --Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza--, donde viven 69.000 personas, tan sólo el 5,26 por ciento de la población total de Aragón.

En declaraciones a Europa Press, Solanilla ha criticado que, en este contexto, la administración esté forzando el regreso de una especie de oso que ya se extinguió en Aragón. Además, ha subrayado que esta reintroducción se está haciendo con ejemplares procedentes de Eslovenia, por tanto, con animales no autóctonos.

Sobre las ayudas del Gobierno de Aragón, ha asegurado que "no sirven ni como parches" y ha agregado que tendría que estar enfocadas de otra manera. Así, ha precisado que no tendría que haber una línea de ayudas genéricas sino un desembolso para paliar el daño que causa el oso en el momento en el que ataca una explotación. Aunque ha precisado que no sólo es la pérdida de uno o varios animales, son las consecuencias sobre el resto del rebaño, por lo que es algo muy difícil de cuantificar.

El secretario provincial de UAGA en Huesca ha precisado que el Gobierno de Aragón, el Ministerio de Agricultura y la Unión Europea deberían apostar por los ganaderos, por las personas que residen en el territorio, por una actividad económica que fija población.

De esta forma, ha comentado que UAGA tiene la intención de reunirse con el nuevo Gobierno de Aragón, que debe conformarse en los próximos días, para trasladar la situación e "ir a Europa si hace falta". Así, ha apostillado que el Ejecutivo aragonés debería crear una escuela de pastores para ayudar al relevo generacional en el sector.

CUIDADO DEL PIRINEO

Solanilla ha explicado que son los ganaderos los que gestionan gran parte de este territorio con sus ovejas, cabras, y vacas, generando grandes beneficios medioambientales. Sin ello, ha continuado, el cuidado de los Pirineos sería muy deficiente, lo que complicaría su impulso turístico.

"Gracias a nuestro ganado que pastorea en los valles y las zonas de puerto, a la limpieza y mantenimiento que hacen de los montes, hay menos riesgo de sufrir grandes incendios forestales. En muchas zonas, la ganadería extensiva garantiza también que se puedan realizar paseos, excursiones o marchas senderistas, porque impiden el cerramiento de los montes", ha detallado.

Solanilla ha opinado que el oso se ha extinguido "por algo" y que ahora la ganadería es la que está "en serio peligro de extinción", ya que hay muchos problemas que amenazan su continuidad. Uno de los mayores, ha dicho, es la rentabilidad de las explotaciones, ya que el precio que perciben por su producto es igual al de hace 20 años, mientras que los gastos de producción aumentan cada año.

NO ES UN OFICIO ATRACTIVO

El secretario provincial de UAGA en Huesca ha reconocido que no se trata de un oficio "atractivo" para los jóvenes, puesto que exige una presencia constante con los animales y las condiciones de trabajo son duras. Esto hace que no haya relevo generacional.

Así, el número de explotaciones de ovino en el año 2000 era de 7.926, 18 años después la cifra se ha reducido a 3.069. Además, en 2000 había 2.800.000 ovejas y, en diciembre de 2018, los datos oficiales contabilizaban 1.718.716. Ha agregado que la "puntilla" a esta situación es la reintroducción del oso.

Para leer más