31 de marzo de 2020
25 de agosto de 2008

Un total de 3.000 personas han pasado por la Oficina de Información de la Fundación Santa María de Albarracín (Teruel)

TERUEL, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un total de 3.000 personas se han pasado por la Oficina de Información de la Fundación Santa María de Albarracín (Teruel) desde que se abriera, a mediados de julio y hasta el pasado 15 de agosto. Del total, unas mil tomaron parte en las visitas guiadas que organiza la Fundación.

Su gerente, Antonio Jiménez, destacó que estos datos marcan que "las cosas han ido muy bien". Así que para Jiménez demuestra que "casi era una necesidad contar con un punto de información de estas características en la ciudad".

En declaraciones a Europa Press, el gerente de la Fundación coincidió con la opinión de los hosteleros turolenses, a la hora de afirmar que "ha habido menos gente, lo que ha hecho que se haya podido encontrar una habituación en un hotel la primera quincena de agosto", algo que calificó de "situación singular". Aún así, opinó que "a pesar de esa bajada, de esa crisis que, ha repercutido en todos, podemos estar muy satisfechos".

Jiménez recordó que a todos los turistas que cada año llegan a Albarracín hay que sumar a un buen número de personas, relacionadas con el mundo universitario español. Gracias a un convenio que firman, desde hace 10 años, las Universidades y la Fundación, todos los veranos se llenan las residencias de la Fundación. Sobre todo personal administrativo y técnico, y desde este año también profesorado que llegó de 21 Universidades españolas.

El gerente de la Fundación destacó la satisfacción del mundo académico que "considera nuestras residencias como establecimientos de cinco estrellas". Pero también la satisfacción de la propia Fundación ya que, afirmó que este tipo de turismo "más cultural", es muy interesante.

Estas personas permanecen una semana en Albarracín y visitan no sólo esta ciudad, sino también la Sierra e incluso la capital turolense. En ese tiempo, dijo Jiménez, "demuestran mucho interés por todo lo que ven, y no sólo se quedan con el patrimonio construido, sino con las tradiciones y con el patrimonio cultural". De ahí que, "muchos hacen amigos en Albarracín y suelen venir después con mucha frecuencia".

La satisfacción se refleja en todas las partes implicadas y desde el ámbito académico hay interés "en cerrar ya, y sin terminar el de este año, el programa del año que viene". Además, "el ámbito académico tiene una repercusión muy especial en el turismo cultural", concluyó Jiménez quien, recordó que "por eso nos interesa que sus visitas sean más numerosas y más garantizadas".