30 de octubre de 2020
23 de marzo de 2014

Alicia Prendes recuerda que la parte de ladera que pretende sanear el Ayuntamiento no ha sufrido ningún argayo

OVIEDO, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La propietaria de la casa afectada por el argayo que obligó a principios de 2013 a cerrar el paseo marítimo de Candás, Alicia Prendes, asegura que la parte de ladera que se saneará con las nuevas obras anunciadas nunca ha sufrido ningún tipo de desprendimiento, y que los problemas están precisamente en la zona sobre la que no se actuará, la colindante con su vivienda desalojada.

En declaraciones a Europa Press, Prendes ha mostrado su malestar por este asunto, porque recuerda que en el paseo marítimo "se cerró en su día, tras el argayo, porque existía un riesgo inminente".

Tras el anuncio del alcalde, Ángel Riego, de reabrir el paseo esta semana con un único carril, se pregunta si no sigue existiendo ese peligro en la zona argayada, y sin embargo "se gasta dinero en reparar una parte de la ladera en la que nunca ha habido riesgo de desprendimientos". Se trata del tramo del paseo comprendido entre su vivienda, conocida como Casa de la Carioca, y el muro de contención situado ante la rampa de acceso a la Playa Palmera.

Prendes ha recordado además que fue el Ayuntamiento de Carreño el que le envió un requerimiento para que ella efectuase las obras de reparación de la ladera, en ejecución de la sentencia por la que había cobrado 21.500 euros de la constructora del edificio colindante, supuestamente a estos efectos.

En dicho requerimiento, se le daba un plazo de 45 días para ejecutar los trabajos, y si no, el Ayuntamiento los llevaría a cabo de forma subsidiaria. "Ya se cumplieron esos 45 días y no han hecho nada", ha protestado Prendes, que acusa al alcalde de hacer cumplir la ley "cuando le interesa a él".

Ha recordado además que los 21.500 euros eran exclusivamente para medidas de protección de la vivienda, tales como levantar un muro de hormigón o colocar una red metálica, a raíz del argayo que tuvo lugar en la misma zona en el año 2000, y que también obligó a desalojar la casa, actuaciones que fueron certificadas por el arquitecto municipal, como ha recordado. Según Prendes, ella no tenía ninguna responsabilidad de arreglar el problema de la ladera con esa cuantía.

La propietaria de la casa recuerda que ya ha pedido la intervención de la Federación Socialista Asturiana en este asunto, "porque en el PSOE de Carreño no hay con quién hablar", y ha mostrado su firme intención de llevar al alcalde, y a todo su equipo de Gobierno, ante los tribunales por el "abuso" que se está cometiendo.