20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 9 de diciembre de 2009

    El Auditorio acoge mañana la presentación de la Fundación Padre Gaspar García Laviana

    OVIEDO, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo acoge mañana la presentación de la Fundación Padre Gaspar García Laviana, presidido por el periodista Ramón Sánchez-Ocaña que pretende mantener viva la memoria del misionero muerto en Nicaragua, y continuar la labor social que inició en las zonas mas pobres de aquel país, según informó el Ayuntamiento en una nota de prensa.

    El Padre Gaspar, Misionero del Corazón de Jesús llevo a cabo una importante labor social --escuelas, ambulatorios que aun llevan su nombre-- en las parroquias de San Juan del Sur y Tola a donde pidió trasladarse tras su ordenación sacerdotal.

    Un grupo de amigos, lejos de cualquier tinte político quiere llevar adelante esta Fundación que se presenta mañana en Oviedo, con el fin de dar a conocer sus fines y su proyectos inmediatos.

    Gaspar García Laviana, nació en Les Roces, en El Entrego, el 8 de Noviembre de l941. Tras hacer el noviciado y ordenarse sacerdote, siempre dentro de la Congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, inició su labor social en la parroquia de San Federico, en el barrio de Valdezarza de Madrid.

    A la vez estudió sociología y en l970 pidió que le destinasen a Nicaragua dentro de la labor que los Misioneros del Sagrado Corazón desarrollaban en aquel país. Y allí le encargaron las parroquias de San Juan del Sur, Tola, Buenos Aires y Cárdenas.

    Allí construyó escuelas y consultorios médicos; dirigió cursos de catequesis y empezó a formar lo que llamó 'delegados de la palabra' y a las 'madres catequistas' encargadas de ir formando a los mas pequeños. Tras el terremoto de Nicaragua comprobó cómo el dictador Somoza se apropió de casi todas las ayudas internacionales. Y denunció que los prostíbulos estaban obligados a pagar un canon a la Guardia Nacional.

    Es cuando entró en contacto con el Frente Sandinista en el que, sin dejar de ser misionero se convirtió en el comandante Martín. En una emboscada de la guardia nacional, Gaspar murió el 11 de diciembre de 1978.