21 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 20 de Noviembre
  • 5 de abril de 2019

    El Ayuntamiento aprueba el nuevo mapa de líneas de bus, que estará operativo desde el 1 de agosto

    El Ayuntamiento aprueba el nuevo mapa de líneas de bus, que estará operativo desde el 1 de agosto
    EUROPA PRESS

    OVIEDO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Junta de Gobierno local del Ayuntamiento de Oviedo ha aprobado este viernes el Plan de Mejora del Transporte Público Colectivo con el que se modificará el mapa de líneas de autobús y que estará operativo, previsiblemente, a partir del 1 de agosto.

    El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, ha informado en rueda de prensa del plan junto a la concejala de Servicios Básicos, Ana Rivas, explicando que hace unos días llegó el visto bueno del Consejo Consultivo para la modificación del contrato, lo que ha permitido que esta mañana se aprobase el plan en la Junta de Gobierno local tras cerca de dos años de proceso.

    La edil ha señalado, al respecto, que el acuerdo aborda cómo se concretan los cambios de líneas para formar parte del servicio de transporte a través del contrato. En total, la red de autobuses pasará de 193,75 a 241,65 kilómetros, con un incremento de costes de 306.484,83 euros anuales, de los que 144.500 euros serán por la mejora de las líneas urbanas y 161.984,81 euros por las dos nuevas líneas de la zona rural.

    De hecho, entre las principales novedades se encuentra la creación de una línea rápida (R) entre el Polígono del Espíritu Santo y El Cristo, que circulará solo los días laborables para "aliviar la presión" en las rutas C y D. Esta nueva línea tendrá menos paradas de lo habitual y un recorrido de 12,7 kilómetros para cruzar la ciudad.

    Además, habrá una nueva línea I, que cubrirá "demandas históricas" de las zonas de Villamar, Las Campas del Naranco, Florida y Olivares, cuya cabecera estará en Llamaquique. Igualmente, se ampliará el recorrido de la línea K en la zona de Latores para dar servicio a los núcleos de Llagú, Santo Medero y Ayones.

    Otras novedades que entrarán en vigor este verano son los cambios de frecuencias y paradas en diversas líneas. Así, en la línea C "se reduce, en los días laborables, las frecuencias de paso en paradas en 5 minutos", que pasan a ser cada 15 minutos; en la línea D "se suprime la parada de la línea D2 Aureliano San Román Palladium, por motivos de seguridad vial"; y en la línea E se mantienen las frecuencias de paso y se eliminan de su recorrido "las paradas ubicadas en las calles Francisco Cambó y Ramiro I" y se suprime la parada de la línea E2 Aureliano San Román Palladium "por motivos de seguridad".

    Del mismo modo, se verá modificado el recorrido de la línea F, a su paso por Ciudad Naranco y Villafría "para habilitar nuevas paradas respondiendo a las demandas ciudadanas", mantendiéndose las frecuencias de paso.

    Por su parte, en la línea G se trasladará la cabecera situada en la calle Piloña al Centro Médico; y en la línea M se trasladará la cabecera situada en la Plaza Primo de Rivera a una zona junto a la estación de Renfe, manteniendo las mismas frecuencias y horarios actuales.

    La concejala y el alcalde han coincidido en destacar el consenso alcanzado con los colectivos vecinales, agradeciendo también la disposición de los trabajadores de la empresa TUA, que presta el servicio, y los representantes municipales para alcanzar un acuerdo "global" sobre el nuevo mapa de transporte.

    Desde el Ayuntamiento indican que el año pasado un total de 11.651.763 viajeros utilizaron el transporte público urbano en Oviedo, una cifra que supone 62.172 usuarios más que en 2017 "a pesar de las jornadas de huelga en el servicio que se vivieron a lo largo del mes de diciembre". El servicio ha incrementado su demanda en 334.708 viajeros desde 2015, según señala el Consistorio.

    Para leer más