17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 4 de mayo de 2008

    Las cancelaciones por niebla en el Aeropuerto se duplicaron tras entrar vigor los nuevos procedimientos de aterrizaje

    Iberia mantiene su negativa a operar con la categoría II del ILS al no haber sido avalados aún los cambios introducidos por Aena el 10 de mayo de 2007 por los fabricantes de aviones

    OVIEDO, 4 May. (EUROPA PRESS) -

    La aplicación de nuevos procedimientos para aterrizar con niebla en el Aeropuerto de Asturias que entraron en vigor hace un año no se ha traducido en una reducción de las cancelaciones meteorológicas. Desde e1 de mayo de 2007 hasta el pasado 28 de abril, tuvieron que suspenderse como consecuencia de la niebla 108 vuelos --56 llegadas y 52 salidas--, según datos de AENA. En los doce meses anteriores, el numero de cancelaciones fue de 59 --34 llegadas y 25 salidas--.

    Fuentes del Aeropuerto de Asturias aseguraron a Europa Press que 2007 fue un año especialmente difícil en cuanto a condiciones meteorológicas en la terminal de Santiago del Monte debido a la alta incidencia de la niebla. No obstante, Iberia mantiene su negativa a utilizar el nuevo procedimiento de aterrizaje pese a llevar activo un año.

    La compañía, que opera más del 50 por ciento de los vuelos en Asturias, informó hace un año de que no adaptaría sus aviones a los nuevos procedimientos para aterrizar con el sistema de aproximación a pista ILS, en categoría II, hasta disponer de información de los fabricantes Airbus y Boeing sobre la adaptación del 'software' de sus aviones a los cambios introducidos por Aena. La aerolínea insiste en que, un año después, aún no ha obtenido respuesta alguna de los fabricantes por lo que mantiene su negativa a operar en categoría II del ILS.

    Los cambios que aprobó Aeropuertos Nacionales para mejorar la operatividad de la terminal asturiana y operar en la categoría II del ILS iban dirigidos a favorecerla realización de operaciones que hasta entonces no eran posibles. El cambio en el procedimiento afectó a un tramo dentro de la maniobra de aproximación. Estas modificaciones supusieron disminuir en 30 metros la actual altura de decisión para la categoría II ya que al bajar estos mínimos se pueden realizar operaciones hasta entonces imposibles.

    La categoría III permanece fuera de servicio, pese a estar instalada en la terminal de Santiago del Monte. La existencia de una vaguada al final de la pista de aterrizaje dificulta la operación al emitir los radares información contradictoria a los aviones.

    JUSTIFICACIÓN DE AENA.

    Pese al elevado número de cancelaciones, la dirección del Aeropuerto defendió el funcionamiento de la categoría II del ILS y los cambios introducidos hace un año. Insistieron, no obstante, que en el año 2007 las condiciones meteorológicas fueron especialmente adversas en cuanto a incidencia de niebla. "El sistema funciona perfectamente pero son los pilotos quienes tienen capacidad para tomar la última decisión", concluyeron fuentes del Aeropuerto.