19 de noviembre de 2019
6 de mayo de 2019

FADE espera que no suponga "un gran impacto" sobre el empleo la reducción de la producción de ArcelorMittal

OVIEDO, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito, espera que la reducción temporal de la producción en las plantas asturianas de ArcelorMittal, estimada entorno al 16% y que también afectará previsiblemente a las líneas de productos acabados, "no suponga un gran impacto sobre el empleo".

Aún pendientes de conocer las medidas sociales de choque propuestas por la empresa, Feito espera que "el potencial impacto en el empleo pueda ser gestionado mediante los actuales ERTEs, que facilitan ajustar la producción con la demanda".

Este nuevo escenario pone de manifiesto la "ineficacia" de las medidas arancelarias establecidas por la UE para los productos siderúrgicos importados de países extracomunitarios. "Los aranceles no afectan al 100% de las importaciones sino solo a aquellos volúmenes que superan el cupo establecido por las autoridades comunitarias", ha señalado.

"El aumento tan relevante de importaciones crea una desigualdad importante para los fabricantes de la UE, que tienen que soportar costes medioambientales y energéticos superiores a los de los países exportadores", ha continuado.

Según ha indicado a través de una nota de prensa, "adicionalmente, se está produciendo otro efecto pernicioso porque países con sobrecapacidad, para evitar los aranceles, están exportando producto transformado a bajo precio, poniendo en riesgo también a la industria transformadora del acero".

Desde su punto de vista existe un "marco de desprotección absoluta" para la industria europea en general, puesto que "dicho gravamen no acaba de compensar los sobrecostes medioambientales que soporta la industria en Europa".

En lo que se refiere a los costes energéticos, "España debe percatarse de que esta es una alerta importante, puesto que, aunque tenemos un mayor desarrollo tecnológico, pagamos una de las energías más caras de Europa", ha apuntado.

Desde FADE han alertado sobre los riesgos de que los costes medio ambientales elevados penalicen la competitividad industrial europea y aceleren su posible deslocalización. "Esto es especialmente relevante en el caso de las industrias electrointensivas, donde al elevado precio de la energía se le añaden los elevados costes medioambientales", ha sentenciado.

Para leer más