6 de julio de 2020
11 de mayo de 2020

La FEMP y SEO/BirdLife piden a 7.000 ayuntamientos que respeten el ciclo vital de la biodiversidad urbana

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Municipios (FEMP) y SEO/BirdLife han enviado una carta a más de 7.000 entidades locales para pedirles que respeten los ciclos vitales de la biodiversidad urbana cuando se retomen los trabajos de mantenimiento de las infraestructuras verdes tras el confinamiento.

La ONG y la FEMP consideran esta medida necesaria para mantener las ciudades biodiversidad urbana con el objetivo de para mantener unas ciudades saludables, sostenibles y resilientes tras el periodo de confinamiento.

Con la medida pretenden evitar la destrucción de nidos de aves durante las labores de poda y favorecer a la flora autóctona, insectos, pequeños invertebrados y a las aves reduciendo la frecuencia de siegas en algunas zonas o minimizando el uso de herbicidas.

De este modo, descatan las "ventajas" de gestionar el verde urbano con criterios ambientales ahora que después de dos meses de confinamiento las ciudades están más limpias menos contaminadas y más naturalizadas dado que la presión humana ha disminuido en los entornos urbanos y periurbanos ha permitido recobrar parte del equilibrio natural.

Para el secretario General de la FEMP, Carlos Daniel Casares, la incorporación de criterios ambientales en la gestión de los espacios verdes urbanos "se está convirtiendo en necesidad para las ciudades y para quienes las habitan".

"La reducción de emisiones en las áreas urbanas durante estas semanas nos ha enseñado mucho sobre la fortaleza del verde urbano y su capacidad de recuperación. Es el momento de impulsar también en los procesos de mantenimiento y gestión pautas que consoliden la biodiversidad de esos espacios de naturaleza en nuestras urbes", ha apostillado.

Para la responsable de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife, Beatriz Sánchez, una de las cuestiones que ha hecho evidente la crisis provocada por la pandemia del COVID-19 es que se debe cambiar la relación con la naturaleza. "Es una aliada importantísima para garantizar nuestra salud y nuestro bienestar", ha destacado.

La ONG insiste en que la integración de criterios ambientales en el diseño y gestión del verde urbano puede contribuir a luchar contra la pérdida de biodiversidad asociada al crecimiento urbano y reforzar los servicios ambientales que éste aporta, consolidando su papel como infraestructura verde.

"Asimismo facilita el acercamiento a la naturaleza en plena ciudad, algo que los ciudadanos y ciudadanas consideran como positivo en general, como se ha visto estos días de confinamiento", concluye.