17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 29 de junio de 2008

    La fiscalía solicita cuatro años de prisión para un hombre que atropelló a un anciano en Cangas del Narcea

    OVIEDO, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La fiscalía solicita cuatro años de prisión para un hombre, de 34 años, que atropelló a un peatón, de 81 años, causándole la muerte, en la Avenida del barrio Nuevo de la localidad de Cangas del Narcea. Tras el impacto, el conductor "continuó conduciendo a toda velocidad por el casco urbano de la ciudad hasta el parque de los Nogales donde dejó el vehículo estacionado y cerrado con llave ausentándose".

    La fiscal de tráfico, Adoración Peñín, según el escrito de calificación al que ha tenido acceso Europa Press, pide dos años de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia y dos años de prisión por el delito de omisión del deber de socorro.

    Los hechos ocurrieron el 22 de julio de 2007, a las 13,40 horas, cuando el acusado circulaba por las calles de la localidad de Cangas del Narcea, "sin prestar la mínima atención" pese a encontrarse en una zona urbana y día festivo en la localidad.

    Cuando llegó a la Avenida del Barrio Nuevo, en un tramo de pavimento "en buenas condiciones de circulación, con perfecta visibilidad , en el que existe señalización de paso de peatones", el acusado arrolló a Manuel. R. R., que en ese momento "cruzaba la calzada correctamente" por el paso de peatones.

    El conductor, "sin realizar ningún tipo de frenada " y sin parar para comprobar las consecuencias de su actuación y sin prestar auxilio a la persona a la que había atropellado se dio a la fuga "conduciendo a toda velocidad por el casco urbano de la ciudad hasta el parque de los Nogales donde dejó el vehículo estacionado y cerrado con llave ausentándose".

    El acusado continuó la marcha a pesar de que su vehículo tenía la luna delantera "resquebrajada", le faltaba el espejo retrovisor derecho. Llevaba restos de sangre y una abolladura en la aleta derecha.

    Dos horas después de los hechos, tras ser localizado por la Guardia Civil y requerido tres veces telefónicamente para que se presentara en el cuartel policial, el acusado se presentó con síntomas de estar bajo influencias de bebidas alcohólicas. A las 16,19 horas de le realizó la prueba de alcoholemia resultando que tenía una proporción de 0,68 miligramos de alcohol por litro de aires espirado.