1 de marzo de 2021
9 de junio de 2014

Francisco González: "Prefiero una derrota injusta a una victoria inmerecida"

OVIEDO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El exalcalde de Cudillero y exdiputado del PSOE en la Junta General del Principado, Francisco González, ha manifestado este viernes que recurrirá la sentencia condenatoria y que prefiere "una derrota injusta a una victoria inmerecida".

   González ha realizado estas declaraciones a los medios en la sede judicial tras ser condenado por un jurado popular por un delito de exacciones ilegales relacionado con el supuesto cobro de ciertas cantidades a los responsables de los chiringuitos de la villa pixueta.   La Fiscalía pide cuatro años de inhabilitación para cargo público y el pago de una multa de 4.400 euros (24 meses a razón de 20 euros al día).

   El exregidor ha señalado que acata la decisión judicial pero que no entiende por qué tiene que pagar un dinero "que se han llevado otros" y que respeta la decisión del jurado aunque cree que se ha visto perjudicado por la "mala imagen" que tienen los políticos en estos últimos años. "En este se me ha tratado casi como a un miembro de ETA", ha añadido.

   Por su parte, el Policía Local que denunció los hechos, Prudencio Iván Flórez, se ha mostrado satisfecho con la decisión del jurado popular y ha afirmado que seguirá denunciando las irregularidades del exalcalde al frente del Ayuntamiento.

LOS HECHOS

   El Ministerio Público considera que el acusado, alcalde del Ayuntamiento de Cudillero en el momento de los hechos, entre los años 2003 a 2008,  con objeto de la colocación en la zona del puerto viejo de Cudillero de cuatro "chiringuitos" que debían funcionar las noches-madrugadas de los viernes y sábados de los meses de julio, agosto y principios de septiembre, condicionó el informe favorable del Ayuntamiento.

   Lo hizo el expediente de autorización de ocupación temporal del suelo del puerto ante el Servicio de Puertos del Principado de Asturias. También habría condicionado la concesión de la autorización verbal del propio Ayuntamiento para el desarrollo de esta actividad a que los instaladores de los establecimientos entregasen una cantidad económica en la Tesorería municipal del Ayuntamiento. Esto lo hizo aún siendo consciente de que no se estaban respetando las normas reguladoras tanto de las actividades económicas municipales como de los tributos locales, según el fiscal.

   Esta cantidad, hasta el año 2007, era entregada posteriormente a los auxiliares de la Policía Local que los viernes y sábados desarrollaban labores propias de vigilancia en el municipio mientras los "chiringuitos" permanecían en funcionamiento. Entrega que era efectuada por el entonces jefe de la Policía Local, quien, tras recoger lo recaudado en la Tesorería, se lo hacía llegar a los auxiliares en metálico en función de las horas trabajadas y sin que se hiciese constar en su nómina, por lo que no se realizaba ninguna retención tributaria sobre esas cantidades. No ha quedado probado que se le diese a dicho dinero un uso diferente al mencionado.

   Tras las elecciones municipales celebradas el 20 de mayo de 2007, accedió al cargo de concejala de Comercio e Industria del Ayuntamiento de Cudillero la otra acusada. Ésta, conocedora del modo de actuar del Alcalde, participó directamente en el mismo durante los años 2007 y 2008, llegando a enviar a los propietarios de los "chiringuitos" del puerto, el 17 de agosto de 2007, un  "recordatorio" para que "entre el lunes 20 y el viernes 25 de agosto, entre las 09.00 y las 15.00" horas realizasen el ingreso en Tesorería.

   En el año 2008, si bien se llevaron a cabo todos los trámites descritos anteriormente, finalmente el dinero recaudado se entregó a los miembros de la Policía Local por nómina, dada la negativa del nuevo jefe de la Policía Local, a efectuar el pago fuera de las formas legalmente previstas.