3 de marzo de 2021
27 de enero de 2021

Un hombre se enfrenta a 15 años de prisión por intentar asesinar a su expareja de 15 puñaladas en Lugones en 2019

Un hombre se enfrenta a 15 años de prisión por intentar asesinar a su expareja de 15 puñaladas en Lugones en 2019
Juzgados en Oviedo y Audiencia Provincial - EUROPA PRESS - ARCHIVO

OVIEDO, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita la condena de 14 años, 11 meses y 29 días de prisión para un hombre procesado por intentar asesinar a su expareja de quince cuchilladas en su bar de Lugones en febrero de 2019. A la mujer le quedaron importantes secuelas físicas y psicológicas por lo sucedido.

La vista oral está señalada para el martes 2 de febrero en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene que el procesado inició en mayo de 2018 una relación de amistad con la víctima, que posteriormente tomó caracteres íntimos, sin convivencia. La mujer tenía a su cargo a sus dos hijos menores de edad, fruto de relaciones anteriores, y no deseaba que su nueva pareja viviera en el mismo domicilio con ellos.

Esto, en principio, fue aceptado por el procesado, que confiaba en conseguir doblegar la voluntad de la mujer, utilizando para ello todo tipo de recursos, incluso adquiriendo un bar a nombre de la denunciante para que ella lo explotase. El procesado comenzó a mostrar una actitud obsesiva y controladora con ella, y le decía expresiones tales como "si no eres para mí no eres para nadie", menospreciándola con insultos como "puta" y similares, en presencia de los clientes del bar, por quienes sentía unos celos exagerados, pues presumía que todos pretendían mantener relaciones con ella.

En esta situación, la mujer tomó la decisión de poner fin a la relación (ya lo había intentado en ocasiones anteriores) y así se lo hizo saber al procesado en las navidades de 2018. El procesado, en un principio, respetó su decisión y no trató de disuadirla, como había hecho otras veces. Sin embargo, a finales de enero de 2019, comenzó a enviarle mensajes, instándole a retomar la relación.

Tras ese contacto, mantuvieron relaciones íntimas y, a partir de ese momento, el procesado volvió a comportarse de un modo controlador, exigiéndole saber con quién y dónde estaba en cada momento, e insultándola. Así, el martes 5 de febrero de 2019, el procesado se presentó en el bar de la denunciante, en Lugones, en el que también se encontraban unos amigos de la mujer que solían acudir ese día de la semana.

Tras cerrar el establecimiento, estuvieron en otros locales tomando unas consumiciones. El procesado adoptó en todo momento una actitud crítica y despreciativa hacia la mujer, observando y vigilando su comportamiento, llegando a llamarla "puta". Ella hizo caso omiso, reaccionando con total indiferencia e ignorándole a partir de ese momento, sin contestar posteriormente a ningún mensaje ni llamada, lo que provocó en el procesado una fuerte sensación de rechazo y frustración.

A la mañana siguiente, sobre las 11.00 horas, cuando la denunciante abrió el bar y se encontraba en su interior, el procesado se presentó en el local, sin previo aviso, iniciándose una discusión entre ambos. En un momento dado, cuando ella accedió al almacén, él, tras coger un cuchillo, de forma repentina y sorpresiva, se lo clavó por la espalda, sin que ella pudiera advertir y defenderse del ataque.

La acuchilló, al menos, en 15 ocasiones, causándole otras tantas heridas, siendo la localizada en la parte cervical media-derecha horizontal la de mayor tamaño y profundidad, produciendo desgarro longitudinal de vena yugular que afectó a estructuras vitales, si bien la muerte no se produjo dada la rápida y eficaz intervención de las personas que acudieron en su auxilio y de los servicios médicos.

El tiempo total de curación fue de 343 días y le quedaron varias secuelas. Teniendo en cuenta el número de cicatrices, localización y visibilidad de las mismas y cicatrización hipertrófica de bastantes de ellas, se estima un perjuicio estético importante.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa de los artículos 139.1 y 16 y 62 del Código Penal. Concurren las circunstancias agravantes de parentesco y de desprecio de género.

Y solicita que se condene al procesado a 14 años, 11 meses y 29 días de prisión, inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y la medida de libertad vigilada por un período de 5 años.

Además, el Ministerio Fiscal solicita que se imponga al procesado la prohibición de aproximación a la mujer, a su domicilio, lugar de trabajo, ocio o cualquier otro frecuentado por aquella a una distancia inferior a 500 metros, y de comunicación con ella por cualquier medio, todo ello durante 16 años.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que el procesado indemnice a la víctima con 115.000 euros por las lesiones, secuelas, daños morales y psicológicos padecidos y, al SESPA, con la cantidad que se acredite en ejecución de sentencia por los gastos de asistencia sanitaria prestada a la víctima.

Para leer más